Lunes, Abril 22, 2019
   
Texto

El Rincón de los Idiomas

Dime a qué te dedicas y te diré cómo traducir tu página web

El otro día leí un interesante artículo sobre la excesiva uniformidad en la traducción de páginas web, ¿sabes a lo que me refiero? A que se están traduciendo exactamente igual una página web de una agencia de viajes, una revista online científica, un portal de inversiones en bolsa, una página web de servicios legales… ¿Todos estos sectores profesionales hablan el mismo lenguaje o argot profesional?: no. ¿La traducción científica es igual que la traducción financiera?: no. ¿La traducción médica se parece a la traducción jurada?: sí, igual que un huevo a una castaña.

¿Qué es el argot profesional? ¿Por qué es importante traducir nuestra página web respetando nuestra jerga o lenguaje profesional? Las respuestas, en el artículo de hoy.

Traducción de páginas web: el argot profesional

Cada sector profesional maneja un lenguaje propio que en el idioma original se plasma perfectamente en su entorno web, los artículos de su blog, sus fichas de productos o de servicios, etc. Pero cuando cambiamos de idioma, cuando elegimos leer esa misma página web en inglés, en alemán o en japonés, los traductores profesionales vemos cómo ese vocabulario especializado se desvanece por arte de magia y se sustituye por nombres, adjetivos, verbos y adverbios generalistas que empobrecen radicalmente el mensaje original de esa página web especializada en medicina, derecho, arte, publicidad…

Así, una página web profesional que en su idioma original trasmitía perfectamente el saber hacer de la empresa propietaria se convierte en un clon de una página web no especializada que lo mismo podría ser de una carnicería, que de una tienda de calcetines o de un kiosco de chuches.

¿Por qué la traducción de páginas web se ha estandarizado de esta forma? Quizá por culpa del uso y abuso de los programitas de traducción automática. Ya sabes de lo que estoy hablando: el propietario de una página web decide ahorrarse algo de dinero y en vez de buscar a una agencia de traducción en Madrid o a una agencia de traducción en Barcelona, accede al famoso traductor que empieza por G y comienza a copiar y pegar los textos web para trasladar palabritas de un idioma a otro.

Ahora me dirás que hoy en día los programas de traducción automática están muy avanzados y que ya no cometen errores ortográficos, sintácticos,  etc. De eso podríamos hablar largo y tendido, pero escucha: independientemente de que la traducción web esté llena de errores más o menos graves ¿se respeta el estilo lingüístico que caracteriza a los profesionales de ese sector? ¿Se utiliza un lenguaje especializado? ¿Se traducen correctamente las siglas o las nomenclaturas que, por ejemplo, necesita una traducción médica o una traducción científica?  ¿Se está traduciendo bien la nomenclatura especial de una traducción financiera? Mil y una preguntas y, quizá, una sola respuesta: chapuza.

Del mismo modo que un traductor aficionado no es un traductor jurado, un programa de traducción automática no puede acometer una traducción de páginas web especializada en una disciplina profesional concreta. Si, por ejemplo, invertimos presupuesto en tener una traducción jurada de calidad… ¿Por qué no hacemos lo mismo en nuestros entornos web? ¿Por qué confiamos algo tan importante como es la internacionalización de contenidos a un programa gratuito? Quizá por eso, porque es gratuito, pero recuerda el refrán: lo barato sale caro.




Tres puntos a modo de conclusión

1. Los diferentes oficios – abogados, médicos, juristas, publicistas, economistas…- manejan una rica jerga, un argot profesional que los auténticos profesionales de la traducción conocen a la perfección. Los entornos web de cada sector o actividad comercial son diferentes y, así, tienen necesidades de traducción también diferentes.

2. Las empresas del siglo XXI necesitan traducir sus páginas web para internacionalizar sus contenidos e intentar alcanzar a su público internacional, pero vamos a hacerlo bien, ¿no? Reservemos los programas de traducción automática para los momentos de ocio y dediquemos algo de presupuesto a contratar a esos traductores profesionales que controlan el argot profesional en el que está escrito originalmente nuestro entorno web.

3. Traducir una página web de un sector profesional concreto necesita de traductores profesionales que dominen el argot profesional. Por favor, no dejemos que la mediocridad empape también la traducción de páginas web empresariales; eso puede parecer barato en un primer momento, pero puede salir muy caro a medio y largo plazo.


 

 

Los 10 vicios del idioma español

Uno de los tópicos más típicos (y falsos) que se suele decir sobre un traductor es que “uno bueno no necesita diccionario”. Como te imaginarás, esa afirmación es más falsa que una moneda de 3 euros. Del mismo modo que un buen abogado no tiene por qué saberde memoria todas las leyes de un país, un buen traductor profesional no tiene por qué conocer todos y cada uno de los miles de términos lingüísticos que contiene cada idioma. Eso sí, un buen traductor debe saber manejar un diccionario casi con los ojos cerrados: cómo se escriben correctamente las siglas, cuándo colocar, o no, mayúsculas, cómo elegir entre los distintos tiempos verbales y, también, cómo detectar los vicios del lenguaje, esas incorrecciones que cometemos al escribir o al hablar.Una agencia de traducción se convierte, así, en una especie de guardián del buen uso de la lengua paradetectar y corregir todas las barbaridades que se leen por ahí, especialmente en esos pequeños textos de 140 caracteres…

En el trabajo diario de nuestra agencia de traducción en Madrid solemos detectar errores ortográficos, sintácticos y gramaticales de todo tipo. Como nos gusta aprovecharlo todo, hemos ido anotando estos errores y, con el tiempo, hemos construido un documento interno que recopila los vicios más frecuentes en español. Hoy nos gustaría compartir una parte de ese documento con los lectores de este interesante blog “DesEquiLIBROS”: los 10 vicios más frecuentes del español.¿Empezamos?

Vicio 1: el famoso “ao”.

Hemos “votao”, nos han “aclamao”, hemos “ganao”… Esta costumbre de sustituir la maravillosa terminación “ado” por un simple “ao” es uno de los vicios más comunes y televisados del castellano y se está extendiendo como la peste gracias a los políticos. ¿Cuántas veces hemos contado (con “ado”) esa horrorosa y errónea abreviatura en los discursos sobre el Estado de la Nación? Demasiadas.

Luchemos pues por erradicar de nuestras televisiones, radios y vídeos de Internet una pésima costumbre que empobrece radicalmente la imagen pública que proyectamos a nuestros semejantes.

Vicio 2: tú me lo “dijistes”.

Otro vulgarismo que está de moda: añadir una “s” al formar el pretérito indefinido en la segunda forma del singular. ¿Tan difícil es decir “tú dijiste” o “tú aprobaste”?Parece ser que sí, sobre todo para esas personasinfluenciadas por los recuerdos de otras formas verbales como “dices” o “decías”.

Vicio 3: el famoso “currículum”.

Un vicio que detectamos a diario no solo en las ofertas de empleo, sino también en el encabezamiento de muchos currículos que nuestra agencia traduce a idiomas como el inglés, el francés o el alemán. Como bien dice la RAE, la palabra “currículum” no se encuentra en su diccionario. Sí aparecen los otros dos términos que deberíamos utilizar en su lugar: currículo y currículum vitae.

 

Vicio 4: esos dichosos extranjerismos.

La globalización de nuestra sociedad tiene muchas ventajas, muchísimas, pero también tiene desventajas, una de ellas la utilización de extranjerismos.Estos vicios llenanlos periódicos, pero son especialmente abundantes en las páginas dedicadas a los deportes y si hablamos de la traducción deportiva, imagínate. Así que, por mucho que nos duela, en español no es correcto decirque Rafa Nadal es un “numberone”.

 

Vicio 5: la repetida “-bilidad”

Otro de los vicios más pesaditos que solemos corregir en nuestra agencia de traducción es el abuso del sufijo “-bilidad”. No existe la “controlabilidad”, aunque sí el control; tampoco es correcto escribir o decir que algo tiene mucha “alcanzabilidad” cuando queremos explicar que es alcanzable. Tampoco hay que tener mucha habilidad para recordarlo, ¿verdad?

 

Vicio 6: la redundancia del pleonasmo

Uno de los vicios más generalizados en el idioma español es el uso de pleonasmos, es decir: la utilización de palabras que no son necesarias. ¿Algún ejemplo? Muchos: subir para arriba, bajar para abajo, miel de abeja, volar por el aire, muy óptimo, me parece a mí, etc.

Casi todos caemos alguna vez en ese error, sobre todo en nuestras conversaciones informales. El problema es que, de tanto decirlo, al final lo escribimos y, ya sabes, lo escrito se lee y las palabras se las lleva el viento (aunque no “volando por el aire”, claro).

 

Vicio 7: un exceso de “c”

Manejar correctamente un idioma no es tan fácil y los traductores profesionales sabemos mucho de eso. no de los vicios en los que incurren los estudiantes de nuestra lengua es incorporar más letras “c” de la cuenta quizá porque les suena mejor. Un par de ejemplos: se escribe y pronuncia “inflación” (no “inflacción") y alguien tendrá“afición” por el golf (no “aficción”). Habitualmente estos vicios se curan utilizando el programa de corrección de textos de nuestro ordenador, solo hay que acordarse de hacerlo.

Vicio 8: confundir churras con merinas.

Algunos vicios de nuestro idioma no son tan sencillos de detectar a primera vista, pero están ahí. Nuestro error número 8 consiste en utilizar un término creyendo que significa una cosa cuando en realidad significa otra. Seguro que has oído o leído una frase como esta:

- María es una persona muy asequible.

¿Dónde está el vicio? En el adjetivo “asequible” que como bien apunta el DRAE significa “Que puede alcanzarse u obtenerse”.

Vicio 9: las muletillas.

Una incorrección muy molesta que, aunque no lo creas, también encontramos por escrito es la famosa muletilla, ya sabes: esa palabra o frase que utilizamos sin darnos cuenta y que llena de ruido nuestro mensaje. Las muletillas más famosas últimamente son “o sea”, “mira”, “oye”, “es que”, “¿sabes?”, etc.

 

Vicio 10: el dequeísmo

En el puesto número 10 de nuestra lista encontramos el famoso dequeísmo, uno de los vicios que más detestan los traductores de nuestra agencia de traducción. Lee las siguientes frases y marca la que consideres incorrecta:

- Estoy segura de que fue a casa.

- Pienso de que está ingresado en el hospital.

 

Una curiosidad: en los últimos años, quizá por exceso de este vicio, está naciendo uno nuevo que se denomina“adequeísmo”. Consiste en eliminar la palabra “de” cuando la frase sí la necesita. Un ejemplo: “No te olvides sacar la basura” en lugar de “No te olvides de sacar la basura”. Como ves, este es un vicio en el que es muy fácil caer, uno de los 10 de la lista de nuestra agencia de traducción que, esperamos, te sea de utilidad en el futuro.

 

Recursos útiles para la traducción periodística

En Okodia llevamos bastante tiempo siguiendo el portal clases de periodismo, un entorno web que, como sabes, no se dedica a la traducción de documentos, pero que es muy útil para todos aquellos traductores profesionales que, como nosotros, se dedican a la traducción para agencias de comunicación. Esta página web es, así, uno de los recursos útiles que los avances tecnológicos nos permiten utilizar para diferentes proyectos de traducción de documentos, pero tenemos más. ¿Quieres conocerlos? Entonces sigue leyendo…

 

Los diccionarios y las enciclopedias de toda la vida

Empezamos nuestra selección con un grupo de recursos que podríamos etiquetar como “básicos” tanto para los profesionales que se dedican a la traducción de documentos, como para los periodistas que se ganan los garbanzos letra a letra. Sí, hablamos de los diccionarios y de las enciclopedias, unos recursos de toda la vida que en estos tiempos de fibra óptica y tabletas han cambiado la tapa dura por los ceros y los unos del universo web.

¿Qué diccionarios y enciclopedias generalistas consideramos en nuestra agencia de traducción en Barcelona como básicos o de “fondo de armario”? Bien, la lista es larga, pero quizá podríamos destacar tres:

? El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. http://dle.rae.es/

? La Enciclopedia Británica. https://www.britannica.com/

? El diccionario de sinónimos y antónimos de Word Reference. http://www.wordreference.com/sinonimos/

 

Otro recurso tecnológico que solemos utilizar en Okodia para ciertos proyectos de traducción web es One Look, un potente motor que es capaz de consultar varios diccionarios web al mismo tiempo. Funciona bien, rápido y desde cualquier tipo de dispositivo así que merece la pena probarlo.

http://www.onelook.com/

 

Las bases terminológicas

Un profesional de la traducción periodística no puede hacer bien su trabajo sin consultar de vez en cuando las llamadas bases de datos terminológicas. Hoy en día hay muchas y muy variadas, pero no todas tienen la calidad que sí encontrarás en estas tres:

Termcat. Términos en catalán, castellano, inglés, francés, etc. http://www.termcat.cat/

Euskalterm. Para traducir documentos redactados en vasco.  http://www.euskara.euskadi.eus/r59-euskalte/eu/q91EusTermWar/kontsultaJSP/q91aAction.do

CILF - Consejo Internacional de la Lengua Francesa-. Una potente herramienta que, además, incluye enlaces a multitud de diccionarios generalistas y temáticos en diferentes idiomas. http://www.cilf.fr/unepage-terminologie-terminologie-1-1-0-1.html

 

 

Traducción periodística: artículos de interés

Como sabes, Internet es el repositorio de recursos más amplio que nunca ha existido, pero tiene un grave problema que se llama “encontrar una aguja en un pajar”.  La disciplina de la traducción periodística no es ninguna excepción y además de diccionarios, bases de datos terminológicas, enciclopedias y demás recursos tecnológicos que guarda entre sus pliegues la red de redes, también esconde abundantes “joyitas” que pueden sacarte de más de un apuro a la hora de traducir o redactar documentos informativos, divulgativos, publicitarios, científicos…

Un excelente ejemplo lo encontramos en un artículo publicado por el Centro Virtual Cervantes y titulado “Anglicismos morfosintácticos en la traducción periodística (inglés-español). Análisis y clasificación”.

El largo y complejo nombre puede asustar a los legos en materia de traducción periodística, pero si te tomas la molestia de leerlo descubrirás que ha merecido la pena encontrarlo y, por supuesto, leerlo.

http://cvc.cervantes.es/literatura/cauce/pdf/cauce20-21/cauce20-21_31.pdf

 

 

¿Te ha parecido útil esta selección de recursos? ¡Déjanos leer tu opinión!

 

   

2 simples y poderosas razones para traducir tu tienda virtual

Después de muchos años intentando arraigar en nuestro país, el ecommerce – traducción de comercio electrónico- está empezando a dar sus buenos frutos. Poco a poco los especialistas del marketing han ido borrando la tradicional desconfianza del consumidor europeo a “comprar sin tocar” y, por fin, vemos como el sector se consolida, crece y comienza a escribir en negro sus cuentas de resultados. Es más, el imparable avance de las tecnologías de la información y la comunicación ha propiciado el nacimiento de un nuevo término primo hermano del ecommerce: el m-commerce, también conocido como comercio móvil o comercio electrónico móvil; una imparable tendencia de compra que utiliza como soporte el teléfono inteligente, una tendencia de consumo que dará mucho que hablar en este año 2015.

Okodia-Grupo traductor es una agencia de traducción y desde nuestra experiencia podemos afirmar que los clientes que deciden escoger una traducción de e-commerce a diferentes idiomas han visto cómo crecían sus ventas. Hoy queremos compartir con todos los lectores de “solomarketing” un artículo que te va a interesar si trabajas en el sector del comercio electrónico o si estás valorando dar ese paso y comenzar a vender tus productos y servicios en otros mercados diferentes al español. Hoy desde Okodia vamos a intentar convencerte aportando datos concretos y muy claritos: 2 simples y poderosas razones para traducir tu página web.

Razón 1: una premisa: los clientes prefieren comprar en su idioma

Seguro que has escuchado esta afirmación no una, sino mil veces: la mayor parte de los clientes compran en los sitios web escritos en su propio idioma. Este hecho no es ninguna novedad, es una estrategia de venta que los comerciantes llevan practicando desde hace muchos años. Extrapolemos la premisa al mercado de la venta minoritaria tradicional: en tus viajes al extranjero ¿no prefieres hacer tus compras en una tienda en la que los dependientes dominen tu idioma? ¿Los turistas que visitan nuestro país no prefieren visitar restaurantes, comercios y espectáculos en los que se hable su propia lengua? Este hecho tan lógico y mil veces probado parece que todavía no ha calado en profundidad en los nuevos comerciantes online, así que Okodia te lo demuestra con números:

¿Conoces la revista Harvard Business Review? Esta publicación online publicó hace tiempo un interesante artículo sobre la incidencia del idioma en los hábitos de consumo de los clientes ecommerce. Según este artículo, el lenguaje de la página web es determinante a la hora de que un cliente foráneo decida comprar o no. Las cifras lo dicen todo:

- Más de un 72% de los consumidores pasan su tiempo de navegación visitando entornos web que hablan su propio idioma o que ponen a su disposición una traducción de los textos de alta calidad.

- Cerca de un 73% de los ciberclientes afirmaron que preferirían comprar un producto si su descripción estaba redactada en su lengua materna. Además, más de un 56% de los clientes aseguraron que preferían enterarse bien de lo que estaban comprando a que la tienda virtual les ofreciera descuentos en su compra.

 

Desde el punto de vista del idioma, el comercio electrónico español tiene una importante ventaja competitiva: el español es la segunda lengua más hablada del mundo después del chino. Que 406 millones de personas hablen español es una ventaja para nuestra tienda virtual, pero ¿por qué no intentar llegar también a esos 335 millones de posibles clientes que hablan inglés? ¿Y a ese ingente mercado chino de casi 1.200 millones de hablantes? En estos años de economía convulsa nuestro sector comercial tiene una puerta abierta: el acceso a través de la red de redes a un ingente número de mercados y de clientes. ¿La clave del éxito? Hablar el idioma de esos clientes traduciendo los contenidos de tu tienda virtual.

Razón 2: Europa más cerca que nunca.

Recientemente la prestigiosa Consultora Forrester – gran conocida por los profesionales del marketing – publicó un estudio sobre las expectativas económicas del comercio electrónico de ahora al 2017. Los resultados del estudio no han sorprendido a los expertos del sector, pero sí a los vendedores y a los consumidores virtuales.

Según Forrester, en el 2017 el comercio electrónico en Europa llegará a vender la pasmosa cifra de 191.000 millones de euros. Con un crecimiento anual de más de un 10%, se estima que los comercios electrónicos europeos prácticamente liderarán las ventas mundiales on-line. En principio, España no se quedará a la cola de esos datos positivos, pero como todos sabemos el impacto económico del comercio electrónico en nuestro país es todavía mucho menor que el de nuestros vecinos europeos cercanos. Hoy por hoy, la cuota de mercado del comercio electrónico español está en torno al 3,5%, una cifra muy lejana a ese 12% del Reino Unido, al 9% del la economía alemana o al 7,5% de la fronteriza Francia.

Analizando estos dos grupos de datos, el previsible crecimiento del comercio electrónico en Europa y la escasa repercusión actual del mismo en el mercado español, vemos cómo se perfila la denominada “razón 2” de por qué invertir en traducir nuestro entorno web a los idiomas de la Unión Europea. Si el inglés, el francés y el alemán son los tres idiomas mayoritarios que hablan nuestros futuros clientes europeos ¿por qué no traducir a esos idiomas la información corporativa y los productos que vendemos a través de nuestra tienda virtual? Estamos en Europa, vendamos en Europa.

 

Internet ha roto muchas barreras trasnacionales, pero todavía queda una que solo puedes romper tú: la barrera idiomática. Si te decides a comerciar con el mundo entero no puedes limitarte a comunicarte en un solo idioma o en traducir automáticamente los textos de tu web.

Okodia, la agencia de traducción en Barcelona,  ha traducido decenas de entornos web, así que podemos hablar desde la experiencia: te juegas mucho, nada más y nada menos que llegar a convencer – o no- a los millones de clientes potenciales que quieren informarse en su idioma antes de decidirse a comprar tus productos. ¿La respuesta?: traducir tu tienda virtual.

 

Preguntas y respuestas sobre la traducción web SEO

Cuando un cliente busca un traductor profesional de páginas web no solo debe fijarse en el precio más o menos bajo, también tiene que tener en cuenta otras variables como, por ejemplo, su formación y experiencia en la traducción SEO. ¿Quieres saber en qué consiste la traducción web  SEO y por qué es tan rentable? Te lo contamos a continuación… 

La traducción web de páginas web SEO

Hoy en día, las mejores agencias de marketing ofrecen a sus clientes la generación de estrategias eficientes que, en  el caso de sus entornos web, tiene como pilar fundamental el posicionamiento SEO.

Y es que el SEO, Search Engine Optimization o, traducido al castellano, Optimización para Motores de Búsqueda es esencial no solo para colocar a las páginas  web, las tiendas virtuales, las plataformas de formación o los blogs en los primeros puestos del ranking de resultados. El SEO actual es necesario para que las empresas conecten realmente con su público objetivo, para que enamoren, fidelicen y retengan a ese cliente digital que tan difícil es de aprehender.

Respetar el SEO web es, así, fundamental para alcanzar los objetivos de venta de la empresa, pero ¿qué ocurre si esa empresa trabaja con clientes que hablan otros idiomas? ¿Qué sucede si esa empresa necesita internacionalizar sus productos o servicios con éxito?: que entra en escena la traducción web SEO, una traducción especial adaptada al lector, a su idioma, cultura, costumbres y tendencias de consumo.


En qué consiste la traducción web SEO, según una agencia de traducción

Todos sabemos en qué consiste una traducción web. Empresas de traducción aseguran que se basa en trasladar eficazmente los contenidos visibles de un entorno web de un idioma a otro.

La traducción SEO llega un poquito más allá ya que traduce tanto los contenidos visibles como los contenidos “invisibles” para el usuario humano pero que tanta importancia tienen para el posicionamiento de nuestra página web; por ejemplo:

? Etiquetas ALT de las imágenes.

? Títulos H1, H2, H3…

? Palabras clave primarias y secundarias (las famosas keywords).

? Descripciones y metadescripciones.

? Etc.

Traducir esos contenidos que están en un segundo plano para el lector y en un primer plano para cualquier motor de búsqueda es, así, el objetivo final de la traducción web SEO, un trabajo más delicado e importante de lo que parece y que precisa de un traductor web con una sólida formación idiomática y tecnológica.



Razones por las que invertir en una buena traducción SEO

Cualquier agencia de traducción en Barcelona, Madrid, París o Tombuctú ofrece hoy en día los servicios de traducción web, pero no todas ellas cuentan con un traductor de páginas web que haya trabajado codo a codo con auténticos expertos en posicionamiento SEO aprendiendo de ellos los entresijos de una traducción realmente adaptada al buyer persona y enfocada a:

? Retener a los clientes de toda la vida.

? Captar nuevos clientes.

? Trasmitir eficazmente los mensajes de venta, persuasión y fidelización.

? Contribuir a que se alcance el ROI previsto inicialmente.


En resumen: la traducción web SEO es el presente y el futuro del marketing digital, un marketing que busca mejorar la experiencia final del cliente hable el idioma que hable. ¿Estás de acuerdo? ¿Sí? ¿No? ¡

   

Pág. 1 de 4

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information