Miércoles, Mayo 23, 2018
   
Texto

Un divorcio imposible con dos bodas

"¡Quiero mi divorcio ya!". Rafael Martínez Gutiérrez lanzó ese grito varias veces dentro de los juzgados de San Javier y sólo cesó en su protesta cuando fue invitado a abandonar el inmueble. Este hombre se divorció en Marruecos y lleva meses intentando que esa disolución sea reconocida en España, pero falta que se persone la ex pareja. Mientras toda esta historia se desarrolla, Rafael volvió a contraer matrimonio en tierras marroquís hace cuatro meses y su ex esposa ha hecho lo mismo hace escasas semanas.


Rafael Martínez Gutiérrez inició el 12 de noviembre una protesta en la puerta de los juzgados de San Javier para exigir que la Justicia española le legalice "el divorcio que ya tengo concedido en Marruecos", expresó. Este hombre contrajo matrimonio coránico en Rabat en el año 1999, el cual fue reconocido por el consulado español. Después, en 2008, se divorció de su pareja. Nos muestra el papel del ministerio de Justicia del Reino de Marruecos donde se refleja esa separación de mutuo acuerdo, "pero en España no hay manera de que la reconozcan".

Ver el artículo publicado en noviembre de 2009 con todos los detalles de su protesta:

"Me han divorciado en Marruecos y en España no me dejan"


Han pasado tres meses y sigue reclamando ese divorcio. Ayer estuvo buena parte de la mañana ante la puerta del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de San Javier. Quiere ese divorcio ya para, a continuación, solicitar el reconocimiento de su nuevo matrimonio, cuyas fotografías del enlace mostró a varias personas que también estaban en la zona de espera. Las explicaciones que le ofrecieron sobre que todavía hay que esperar no le convencieron y fue entonces, sobre la una menos cuarto de la tarde, cuando comenzó a dar gritos, llamando la atención de funcionarios y visitantes. Entonces tuvo que intervenir J. E. N., vigilante de seguridad de la empresa Vasbe, quien le invitó a cesar en su actitud y abandonar el edificio, lo que se produjo a continuación.

Según ha podido conocer este diario digital, en un primer momento la documentación estaba incompleta, por lo que se emplazó a subsanar esa deficiencia. Ahora falta el último paso que exige la Ley en España para reconocer un divorcio llevado a cabo en otro país. Se trata de escuchar al otro cónyuge. La secretaria del juzgado ha conseguido contactar con la ex esposa, quien ha indicado que viajará a España en marzo. Si consuma su compromiso, este 'culebrón' llegará a su final y Rafael podrá empezar a legalizar su nuevo matrimonio.

 

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Banner
Banner

Banner

Banner
Banner
Banner

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information