Martes, Julio 17, 2018
   
Texto

'Para un amigo'

Decía Shakespeare: “Los amigos que tienes y cuya amistad ya has puesto a prueba, engánchalos a tu alma con ganchos de acero”. Y tras la payasada catalana, con la Justica actuando para honra de este país, no acierto a encontrar un epíteto más acertado que el de payasos por la auto humillación vergonzosa de cobardes huidos, cuales indigentes de esquina compartida con meretrices con barretina que han realizado estos independentistas.

Ahora toca un halo de sencillez y sentimientos, la vuelta a la nostalgia, a la sinceridad y a la morriña, a la infancia, la pubertad y la juventud, al devenir de los tiempos y  a esas amistades que, después de más de medio siglo perduran, ya que, como decía en el prólogo Shakespeare, sigo llevándolos con ganchos de acero anclados a mi alma, sin duda soy un privilegiado, un privilegiado por nacer en Cartagena y en una familia humilde pero con principios, en una calle con historia y con sabor a mar, con unos vecinos y amigos que tras décadas, se recuerdan con más lazos de unión y fuerza si cabe, y  un privilegiado por haber disfrutado y disfrutar, hoy como ayer de mis amigos de la infancia y de la juventud, -puede ser el retrato de una inmensa mayoría de cartageneros- los mismos que hoy siguen acompañando el destino de nuestros quehaceres rutinarios, sin darnos cuenta, en nuestras alegrías, penas y añoranzas, soy un privilegiado por haber nacido en Cartagena, en la calle Montanaro, y dar redito puntual a esa generación que hoy da lecciones de profesionalidad, todos, unos en el Líbano como José Luis, de guerra en guerra y de paz en paz. Otros en Cataluña dignificando la raza como Amadeo o el decálogo de la gran persona sin ningún “pero”. Otros, en el tejido empresarial cartagenero fomentándolo tras un largo bagaje como Rafa. en el bancario como o Jose Maria (Imo). Alguno mezclando sonidos e hidrocarburos como Paco. Algunos distanciados, pero no perdidos como José Juan o Rosendo. Otros, otro…, añorado en el cielo, pero ajustándonos los machos como siempre, Antonio y otros, en el sanitario y protagonista de esta misiva como mi buen amigo Juan Carlos Fernández y Salamanca por su madre, siempre olvidadas y siempre determinantes en nuestro ADN.

Emanado de esta saga de intelectuales cartageneros nacidos o adoptados en esta castiza calle de Montanaro, a la que seguramente Cervantes le dedicaría de buen grado algún pasaje del Quijote, anécdotas para documentarlo las hay, un hidalgo sanitario, preocupado por arreglar el mundo y encausado en hacer feliz al resto, siempre tras una sonrisa que no pocos disgustos le ha costado, ha desarrollado, con un grupo de pensadores de la sanidad, un sencilla pero muy estudiada herramienta para hacer rutina la prevención en la salud. Arropado por el desarrollo actual del mercantilismo, las herramientas sencillas a la par que efectivas con mensaje innovador y atractivo, hacen, al igual que otros campos como la Calidad, el Desarrollo Empresarial o el propio el Análisis de Riesgos, el trabajo en equipo, entre otras disciplinas y laboriosa gestión, la herramienta “5X20 o motivos para cuidarte”, cinco sencillos recursos recomendados y una pauta temporal o cuantitativa para desarrollarlo.

Con un éxito abrumador se han desarrollo las manifestaciones profesionales al respeto en las tres presentaciones realizadas este mes de octubre en los hospitales cartageneros, haciéndose un hueco en el mundo sanitario murciano y proyectándose hacia la nacionalidad sanitaria el propio proyecto.

‘Motivos para cuidarte. 5 x 20’. Un sencillo mensaje con un alcance monumental, recomendaciones básicas que son conocidas por todos y cuyo seguimiento permite luchar contra el síndrome metabólico y la prevención, ofreciendo la información necesaria para que cualquiera que quiera fortalecer su salud en general pueda hacerlo de forma fácil y sencilla, la prevención en estado puro y dentro de la monotonía diaria, y libre de impuestos.

5 mensajes simples a modo de mantra. ‘Levantarse todas las veces que puedas, más de veinte al día’, ya que, las enzimas que atacan la grasa descienden su actividad en un 90 por ciento y cae la energía. A los 90 segundos de levantarnos, los procesos metabólicos reanudan su actividad normal.

‘No estés sentado si puedes estar de pie. No estés sentado más de 20 horas semanales’, permanecer de pie tres horas al día durante un año tiene el mismo efecto que correr tres maratones. Sentarse a ver la televisión tres horas al día dispara el riesgo cardiaco y aumenta la posibilidad del desarrollo de cáncer.

Realizar 20 minutos de ejercicio físico al día disminuye el riesgo de muerte temprana hasta en un 31 por ciento, así que ‘Anda, ejercítate. 20 minutos de ejercicio diarios’ es otro de los consejos de la guía.

‘Tomar el sol, es barato y fácil, además durante todo el año en una ciudad con parajes envidiables, y si lo conseguimos hacer durante 20 minutos varias veces a la semana seria sobresaliente, la carencia de vitamina D es un hecho en nuestra población y además ignoramos que es u importante factor de riesgo de diversas patologías, osteoporosis, artrosis reumatoide, enfermedad inflamatoria intestinal, fibrosis quística, etc.

‘Seguir la dieta mediterránea, sin azúcar ni endulzantes. No más de 20 gramos de azúcar al día’. Una dieta adecuada representa el 70 por ciento de los beneficios de un estilo de vida saludable y reduce un 30 por ciento el riesgo de infarto, embolia o muerte por enfermedad cardiovascular. Prevenir con la riqueza de nuestra huerta, campo, tierra y mar.

Para todos y cada uno y una de los que hoy mantengo en mi agenda, en mi mente y en mi corazón de aquella infancia, de aquella calle que cada verano regaba la manguera, que se aliñaba de fiesta preparando la agradecida participación en el Coso Multicolor, que una carrera de cintas hacia las felicidades y las frustraciones en la verbena, ora baile, ora disfraz... Para aquellos y aquellas que cincuenta años después, tras saludarnos se nos encoje la garganta con los recuerdos, para los que defraudé pero que nunca me defraudaron. Para los que no tuvieron la suerte de nacer en Cartagena y en una familia humilde, con principios, en una calle con historia y con sabor a mar, con unos vecinos y amigos que, tras décadas, se recuerdan con más lazos y fuerza si cabe, y para los que no han tenido el privilegio de haber disfrutado y disfrutar hoy como ayer, de esos amigos de la infancia y de la juventud, para ellos también.

  • “No puedo darte soluciones para todos los problemas de la vida, //ni tengo respuestas para tus dudas o temores, //pero puedo escucharte y compartirlo contigo.
  • No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro. //Pero cuando me necesites estaré junto a ti.
  • No puedo evitar que tropieces. //Solamente puedo ofrecerte mi mano para que te sujetes y no caigas.
  • Tus alegrías, tus triunfos y tus éxitos no son míos. //Pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz.
  • No juzgo las decisiones que tomas en la vida. //Me limito a apoyarte, a estimularte y a ayudarte si me lo pides.
  • No puedo trazarte limites dentro de los cuales debes actuar, //pero si te ofrezco el espacio necesario para crecer.
  • No puedo evitar tus sufrimientos cuando alguna pena te parta el corazón, //pero puedo llorar contigo y recoger los pedazos para armarlo de nuevo.
  • No puedo decirte quien eres ni quien deberías ser. //Solamente puedo quererte cómo eres y ser tu amigo. (…)”.

Para Un amigo. Jorge Luis Borges.

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information