Viernes, Mayo 25, 2018
   
Texto

¿Dividir a los vecinos o sumisión al amo?

Me sorprende leer al presidente de la  Asociación de Vecinos Virgen de la Caridad en el artículo que publicado la semana pasada. Es lícito defender cada uno sus intereses, pero no a costa de perjudicar a otros, porque no siempre han de ser las cosas como son ahora, donde predomina el indiviualismos frente al interés general. Como yo salgo beneficiado, que se jodan los demás..., así ha sido a lo largo de los últimos tiempos, y así nos ha ido y así nos va…

El ayuntamiento de Cartagena resulta que, de un día para otro, se desdice de lo que ha venido defendiendo, diciendo y publicando en diferentes medios desde hace años (basta con mirar en las hemerotecas, no me lo invento yo), la llegada del AVE a Cartagena y que éste llegue a su Estación, la única que tiene. Es lo que ha dicho siempre el PP de Cartagena que quería para esta ciudad. Nunca dijo de crear otro espacio ni de sustituir o eliminar la actual Estación de Trenes.

Mi opinión es que las ciudades, como las diferentes culturas han hecho a lo largo de los siglos, han de desarrollarse y crecer, porque si no, están abocadas a la decadencia o a la extinción, pero no es menos cierto que las urbes han de ser dinámicas y estar en un proceso de “reinvención continua” que haga atractiva la vida social en ella para no caer en la desidia o la mediocridad, pero deslocalizar el nexo de comunicaciones actual existente en la ciudad (formado por las Estaciones de ADIF, FEVE, Autobuses Interurbanos, Urbanos o Taxis) y que viene funcionando adecuadamente (claro que es subjetivo de mejorías, pero en normas generales, funciona bastante bien ya que atiende a diversos factores importantes a tener en cuenta por los ciudadanos, vecinos y turistas, como por ejemplo puede ser la proximidad del centro histórico a estas infraestructuras públicas antes mencionadas, la cercanía a los diferentes edificios administrativos locales, nacionales o regionales o su cercanía al puerto, tan defendido y promocionado por este Ayuntamiento) no creo que sea algo positivo ni para la ciudad, ni para los ciudadanos.  Habrá otros intereses “ocultos” o desconocidos que hayan “pesado” a la hora del “cambio” de cantintela que se ha venido trayendo el Ayuntamiento durante estos años, por ello me sorprende que ante la “venta de humo” del Consistorio, haya sido el Sr. Gómez Ayala, al cual no conozco personalmente, el que haya querido ser el primero en subirse a ese nuevo ”tren”.

Llevamos casi 20 años soportando engaños y promesas falsas incumplidas del PP, antes fueron las del PSOE y antes aún las del PCAN. ¡Y ya está bien, estoy harto y eso que sólo tengo 40 años! Yo no tengo la solución a todos los problemas, pero sí que tengo una idea de por dónde puede venir ésta.  Desde el diálogo intervecinal, así que pienso que es momento de que la ciudadanía, sin colores políticos nos sentemos de una vez por todas a decidir, por nosotros mismos, qué es lo mejor para nuestro futuro, pero con luz y taquígrafos, como se suele decir, y con total normalidad y transparencia.

Construir una nueva estación de tren en el entorno del Mandarache es para mí un despropósito y una condena económica a futuras generaciones, ya que se generaría un gasto desorbitado a la ciudadanía (que ya dispone de Estación de Trenes) y ni es justo, ni es de recibo, ni es de sentido común construir otra cuyo único sentido real que tiene es revalorizar los terrenos adyacentes y que los propietarios de éstos puedan vender sus viviendas a la población…  Las cosas bien claras…

El gobierno municipal se sabe todos los trucos y algunos ya los usaban los romanos hace siglos, dividir al contrincante para vencerlo, que es lo que quieren hacer con las Barriadas Virgen de la Caridad, Jose María Lapuerta, Barrio Peral o San Félix, enfrentarlas a las de Centro de Cartagena, el Sector Estación, Los Mateos o el Ensanche, para qué, pues porque les interesa tener a los vecinos “peleados” entre ellos así, no les tocan la “moral” al Ayuntamiento.

El presidente de los vecinos de 'Las 600' ha abierto la caja de los truenos…  Habla de dividir a los vecinos y sí, efectivamente, eso es lo que él está realizando con el artículo que escribió la semana pasada, “justo lo mismo que se pretende hacer desde el gobierno municipal, pese a que lo negarán, claro está, pero…, ¿quién se cree ya lo que digan esos…?”.

Las declaraciones vertidas por el Sr. Gómez Ayala pueden generar división entre los vecinos de diferentes Asociaciones de Vecinos, una división que no existía y que el Ayuntamiento está sumamente interesado en que se den, máxime cuando los vecinos les estamos demostrando que lejos de estar desunidos, estamos bastantes más unidos de lo que muchos pensaban, sacando miles de personas a la calle a protestar contra situaciones injustas y sin sentido que desde el PP quieren imponernos, por ello han creado esta situación de rifirrafe para que de ese modo y puesto que están próximas unas elecciones, se hable de esto en vez de hacerlo de lo que realmente nos importa a los vecinos, el secuestro de la democracia en Cartagena, porque Cartagena no se juega su futuro con la llegada o no del AVE, Cartagena se juega su futuro eligiendo a ineptos para gobernar los destinos de la ciudad y por ende, de sus ciudadanos, y ya está bien…

Ahora que después de muchos años de “división” vecinal y que los vecinos estamos más unidos, por los diferentes motivos, estafa social (aunque los políticos y los medios desean llamarla “crisis económica”), recortes en Educación, Sanidad y Dependencia,  desahucios, y un largo etc…, nos crean este “conflicto” para que “una mota de polvo no nos permita ver el monte”, y lo peor de todo es que, sin dialogar con otros afectados ni nada, ya hay gente subiéndose al “vagón de los ciegos”…  ¿Por qué?...¿Qué le habrán “prometido”?...

El político, a lo único que teme, es a la unidad vecinal, que a fin de cuentas, son quienes deciden con sus votos quién será elegido político y quién no, por ello, a éstos le interesa que los vecinos estemos desunidos, para que la fuerza nuestra se diluya y deje de ser efectiva, porque…, no nos engañemos, tenemos la llave de su futuro personal y político en nuestras manos.

Todos conocemos las “aptitudes y las actitudes del actual equipo de gobierno” en lo referente a sus macro-proyectos y mega-infraestructuras, un verdadero desastre.  Ahí tenemos los ejemplos del Auditorio, que debería haber costado 20 millones de euros y acabó superando los 60 millones (que claro, no pagan ellos de su bolsillo, sino todos los cartageneros…). El Pabellón de Deportes del Eroski es otro de los grandes logros de este equipo de gobierno, que ya va próximo al triple también de lo presupuestado inicialmente y claro, o el mejor ejemplo de todos, la deslocalización de la juventud cartagenera llevándosela a vivir al Residencial Buenos Aires…y claro, luego todos esos gastos nos lo pasan a los cartageneros en forma de recortes, subida de tasas y más impuestos, ¿y eso para qué?, para vanagloria del concejal de turno y el beneficio de unos pocos empresarios afines…

Yo apuesto por una mejora sensible y notoria de las comunicaciones ferroviarias de Cartagena. El PP apuesta por el AVE y nos quiere poner a los vecinos en la tesitura de o AVE o nada y no es así.  No hay que simplificar tanto.  Hay otras opciones más baratas y mejor efectivas que el AVE, como pueden serlo el Talgo, Euromed u otros modelos de trenes, más rápidos y seguros que los actuales y mucho más económicos que los AVE´s.

Yo no me alegro de que quiten los servicios que hay en un sitio para ponerlos en otro, lo que vulgarmente llamamos “desvestir un santo para vestir a otro”.  Quiero que los barrios Virgen de la Caridad, Jose María Lapuerta, Barrio Peral o San Félix progresen, como así lo deseo con los demás barrios del mundo, pero progreso para uno no debe de ir unido a agravios o pérdidas de servicios para otros.

¿Quién puede pensar que la Estación de FEVE o de Autobuses están obsoletas?, si ha sido recientemente reformada la de Tren y construida hace 20 años la de Autobuses.

¿Cuánto se invirtió en ellas, están amortizadas o volveremos a dilapidar y derrochar dinero en infraestructuras que clausuramos aun siendo rentables?. ¿Debemos de cerrarlas y construir otras?¿Con qué dinero?¿De dónde se quita éste para hacer dos nuevas estaciones que sustituyan a dos buenas y óptimas estaciones?

Sr. Gómez Ayala, déjese de demagogia barata y luche porque su barrio prospere junto a sus vecinos, que lo somos también los del Sector Estación, que es lo que todos deseamos que ocurra, pero para ello, no quiera hundirnos a nosotros y lo peor de todo, ya que es un representante vecinal, no se “venda” por falsas promesas que son “humo” a unos fracasados que lo único que han hecho estos años en que han gobernado ha sido llenarse los bolsillos, empobrecer a los cartageneros e hipotecar el futuro de las siguientes generaciones de ciudadanos y gestionar de manera pésima la ciudad durante años, si no lo hace por usted, sí hágalo por los vecinos a los que representa.

Y termino con una pregunta:

 

¿Quién es el concejal de tanta relevancia para usted al que hace referencia en su escrito? Ilumínenos.

 

El Carnaval, unas fiestas para recordar

El Carnaval es una fiesta multicolor que, concretamente, trata de la fantasía de los sueños en Cartagena, al igual que en el resto de España y todo el mundo lo cual se hace realidad con la llegada del mes de febrero, exactamente el día de la Candelaria, y como cada año una vez más, ese embrujo de ilusión que llevamos dentro va a estallar al igual en todas las partes del mundo. En España, y más en Cartagena, no existen largos períodos sin fiestas e incluso en los meses aparentemente vacíos entre la Navidad y Semana Santa, y mira por donde aparece el Carnaval. Unos días en los que naturalidad y con una alegre sonrisa en los labios, uno se encuentra por la calle con todo tipos de personajes, caballeros medievales, piratas y un largo etcétera más

Pero lo que no hay que olvidar que el motivo central del Carnaval es el disfraz y la máscar. Nuestro carnaval cartagenero no es como en Venecia, que es estéticamente precioso a la vez que hermoso pero muy distante, no es excesivo y no está centrado en el baile como en Brasil. Se trata de una fiesta amable en que participan persona de todas las edades e inclusive cuando uno tiene poco dinero se lo pasa pipa. Se trata en cuestión de un juego que permite adquirir una identidad y un comportamiento distinto, pues es más libre que el resto del año.

Solemos usar los disfraces en proporción a los recursos que disponemos, en donde juega un papel importantísimo la imaginación, saliendo a celebrar durante el día y sobre todo la noche durante unos días locos en los que nada ni nadie es lo que aparece,¿y por qué no ser el personaje que siempre has soñado?.

Los orígenes del Carnaval español son muy antiguos y para ellos tenemos que remontarnos a las festividades romanas. Se extendió por toda Europa durante la Edad Media. Su existencia se debe a la Cuaresma en ese periodo  del año en que se imponía la austeridad en la materia de moral y de los alimentos. Como una manera de dar salida a las pasiones y consumir la ultima carne en mucho tiempo, se toleraban unos días de fiestas sin control en la que los papeles sociales se alternaban y se comía y se bebía sin ningún tipo de mesura para compensar la rigurosa Cuaresma. El sentimiento del carnaval se hace patente en los siglos XVIII y XIX en Cartagena

Por nuestras calles no faltaban los habituales puestos que daban importancia a las fiestas. Las casetas de buñuelos, juguetes perfumadores se encontraban en las calles más concurridas. Otro dato curioso para el recuerdo las mujeres  durante el año iban guardando los cascarones de huevos, que llegado el Carnaval rellenaban de confeti, con el fin de que sirviera de munición para las batallas que se hacían cargadas de colorido.

Otro personaje popular era el ´tío de bando', con su vestimenta peculiar salía por nuestras calles anunciando el tiempo dedicado a las fiestas y  al jolgorio.

Por otro lado, el pregonero era el encargado de leer el bando que debía ser mostrado en las calles plazas y balcones montado en un burro desde el día 2 febrero hasta el 'domingo de piñata'.

¿Y qué decir de los bailes de salón? En el Casino, La Palma Valenciana, donde el Maestro Álvarez compuso el famoso pasodoble 'Suspiros de España', el Ateneo y el Teatro Principal, entre otros locales de esparcimiento y diversión.

Así era como pasaban nuestros antecesores los días previos a la  Cuaresma.

Con el paso del tiempo, las nuevas circunstancias en que se hallaba hundido nuestro país después de la Guerra Civil de 1936, hicieron que desaparecieran las fiestas de  Carnaval prohibidas por las autoridades. Fue una época en la que se veía en peligro la continuidad de los festejos, quedando roto el profundo arraigo que habían conseguido. Durante más de medio siglo en Cartagena no se escucharon las coplas que alegremente se cantaban en la época de Carnaval las ocurrentes críticas que se prodigaban. Pero en silencio impuesto por Orden Gubernativa no consiguió que se borraran de las mentes los festejos populares  que estaban  incrustados en el espíritu bordesico.

Con  la restauración democrática en nuestro País renacen las costumbres de antaño.

La reaparición del Carnaval en Cartagena en el año 1981 supuso un giro de 180 grados, tanto para los cambios las innovaciones, entre ellas la programación de actos como en su innovación.

Aparece en escena la Comisión de Carnaval tomando el testigo de la nueva etapa festiva colocando nuestro Carnaval entre los más destacados de nuestra Región.

El trabajo constante de las personas que se hicieron cargo de la organización y participación dio sus frutos, dieciséis años después, con la integración dentro de la Fundación Europea de Ciudades Carnavalescas.

Y por aquello que cantaba D. Hilarión en la Zarzuela La Verbena de la Paloma ("Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad"), los pregoneros ya no montan en burro, pero siguen dando comienzo a la fiesta, y concretamente en Cartagena en el Pabellón Municipal, como en años anteriores, este año hará el pregón la edil de la Mujer, Clara Heredia, y en dicho acto será elegida la reina de nuestro Carnaval.

 

Y con ese caldo de cultivo, parecerán las comparsas, el concurso de chirigotas (que cada año está contando con más adeptos) y qué decir del gran día del desfile donde el humor   sano y el ingenio no exento de picardía en los grupos y participantes están servidos dispuestos para  uso y disfrute de los cartageneros y para aquellos que nos honran con  su presencia.

 

Pág. 116 de 133

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information