Miércoles, Noviembre 22, 2017
   
Texto

'El miserere de los fracasados'

Quizás sea un discurso demasiado místico para las mentes obtusas que curiosamente tienen el poder político pero quizás hoy, haya que aferrarse irónicamente a  la piedad de lo sobrenatural, lo terrenal ha tocado fondo, la miseria humana, la traición, la conspiración, la venganza, producto de la frustración, la herencia de meretrices abocada al causado político e institucional se ha hecho fuerte en nuestra rutina, lo ruin, ordinario y mediocre nos ha inundado las venas de la sensatez y la templanza, acampa a sus anchas por un metafórico campo de envidias, rivalidades y rencores y así, con pensamientos litúrgicos embadurnados de finos y suaves bálsamos sicalípticos  por deshonestos e indecentes, me lleva el abismo del folio vacío pero irritado a citar al Miserere, a ese binomio pecaminoso y redentor, al propio pecado y al cada día más lejano perdón, al locuaz e ininteligible Salmo 51 para los ineptos y legos como éste, el que hoy golpea las teclas.

Decía Juan Pablo II del Miserere que era; “El más intenso y repetido salmo penitencial, señor ten piedad, el canto del pecado y del perdón, la más profunda meditación sobre la culpa y sobre la gracia.” Parece que, a estos mercaderes del templo ruin de la política, el comadreo y la traición por rencor, se le ha pasado por alto.

“Tenme piedad, oh Dios, según tu amor, // por tu inmensa ternura borra mi delito, // lávame a fondo de mi culpa, // y de mi pecado purifícame.” A través de esta pequeña porción del Salmo me acerco al escenario actual, tanto nacional, como regional y por supuesto, al local, ya muy esperado de mis contertulios de pasillo, copa y puro y de los discrepantes o semi encontrados a la par que ignorados por mediocres y vulgares adictos al bocadillo de mortadela, y esto, sin mencionar a la familia de nadie…, que uno es educado y respetuoso.
“Asinque”, el termino complot se usa para denominar a la conspiración, el secretismo entre personas o grupos con finalidad irreverente. El complot ha sido una acción muy recurrente en el ámbito político con la intención de destruir, derrocar o deslegitimar la legalidad vigente, muestra de ello es el contubernio del TBO catalán, o más cercano el “bypass” político en la región de Murcia con Miras, heredado por complots e intereses particulares de cortijo cicatero de Valcárcel, que es en lo que se ha convertido el PP en la región.

Nadie puede evitar la crítica contra el desatino político heredado de la era Valcárcel en la Región, un paseo de albañiles de la política municipal aupados a la regional y nacional con vistas al aforamiento y la exculpación, así, todos y cada uno de los partidos con representación nacional tienen sus propios virus corruptos adosados a su ADN, unos tratados con vancomicina –antibiótico de amplio espectro-, pero otros, con la penicilina casi inocua por su continuo uso de cara a la justificación, ejemplos contrarios son los de Ciudadanos, y en el polo opuesto el PP y Podemos,  sin alejarse el PSOE que fue el que inició la deriva judicial con la excusa del progresismo ilustrado de escaparte y canuto.

Ese miseree conspirativo de pecado y perdón es lo que ha causado la deriva catalana, la sensación de impunidad y ligereza gubernamental y como en la novela de Estullin, “Conspiración Octpus”, aquí más bien jibia o triste calamar, no aleja esa ficción de nuestra realidad en un universo paralelo de humo y espejos. Y si entre los objetivos del complot se establece derrocar un gobierno o a un gobernante, quitar el poder a algún grupo o en este caso partido político, y en su defecto y a lo que me agarro, realizar algo con la misión de perjudicar a otro que ostenta un lugar de privilegio, tenemos la radiografía permanente de este país, de esta región, la de Murcia y de esta noble y trimilenaria ciudad de Cartagena que no se merece esta lacra política impuesta por los partidos en las urnas, siempre con un denominador común, la mediocridad y la vulgaridad de sus protagonistas merced a esa filosofía de falsos progresismos al que todos se suman, sin contingencia de ideario ni color, como en un mercadillo.

Abandonando las falsas, pero lógicas promesas del Gobierno en torno a una reyerta constitucional más que reforma o adaptación, realmente innecesaria, pero ávida para los tardo-nacionalistas y los neo-anarquistas de tiña parasitaria, me centro en Murcia, otro contubernio disparatado sobre una herencia política nefasta y humillante, mantener encausados y personajes de dudosa ralea como presidentes de fortuna de una comunidad como ha pasado, con lo que ello supone, y objetivamente siembra la duda sobre el resto, y consecuentemente, que el menos caracterizado ocupe puestos impensables para la más pueril mente humana, como es el caso del señor Miras, sin duda es contraproducente para el desarrollo de una región, y así nos va. O quizás, la rubia de moda en el PP, a la sazón portavoz y consejera y sabe Dios qué más, se postulará trepando como heredera de la Barreiro para Cartagena sería otro desengaño anunciado. Otra sí, ¿será el nuevo delegado del gobierno el verdadero antibiótico?, un puesto complicado para hábiles mercaderes del liderazgo, ¿será esta la opción en año y medio contra Garre, principal enemigo del partido por su honestidad?, no me extrañaría nada en este mundo de perfidias donde los mentores, son sometidos como en la antigua Roma por sus seminaristas en profundas laudes matutinas.

Y arropados al Mediterráneo me centro en la permanente confabulación cartagenera, años sin aliento político, con ansiedad permanente gubernamental, aunque esto joda a algún dios de plastilina protagonista de algún comic de Jan. No es una opinión, sino un hecho el fracaso de MC y PSOE en sus 28 meses de gobierno, sin querer y producto de su propia prepotencia e incompetencia basada en la ignorancia más profunda, supina que diría algún cartagenerista que no cartagenero, han conseguido hacer buenos a los inhábiles gobiernos anteriores del PP y de la Barreiro, que ya hay que ser inútil, ésta, la Barreiro, una permanente “presunta” que acompañada por la “suerte” de los recovecos novelescos de conspiraciones y traiciones, cruza las fronteras del “escapismo judicial” con una habilidad digna de protagonizar alguna novela de Kent Follet.

Lo cierto es que, Cartagena ha sucumbido al bocadillo de Mortadela ya descrito en otras misivas, ora por falta de dignidad, ora por demencia locuaz, ora por frustración, el consistorio es como una casa de divorciados donde la falta de sustento ególatra aflora las rivalidades e inquinas manifiestas que les obliga a compartir cama política, donde aburre el permanente discurso de mercadillo de una alcaldesa en funciones, -está supeditada a un sorpresivo arrebato u ocurrencia y a la amenaza de una moción de censura, que se acercará tal como acabe la legislatura, no lo duden-. Y luego la suerte de varas, “la pica”, se manifiesta en perfecto acoso mediático a los intereses opuestos, no importa la mierda que anida en esta ciudad, la dejadez y la ignominia turística demostrada de este verano, el tráfico de colegas o el desfile judicial del ex alcalde por el Palacio de Justicia, tampoco el asalto a mano armada del parking del hospital donde se trafica salvajemente con la salud y así, un eterno etc. de promesas pendientes. No importa lo pueril de la incompetencia demostrada del nuevo segundo o Tte. a 58.000 leuros el kilo anual, referencias; dos años con un éxito total en el deporte, el futbol claro, bueno el Efesé, el resto desatendido, y bajo injerencia del director general y su feudo, nunca cuestionado, de hecho, el Pabellón Central ennegrecido por la duda en la gestión y sin mantenimiento se cae a trozos, el Palacete usado como naipe en una partida de Mus pero muriéndose en la indiferencia, “alguien chupará del bote”, además, un nombramiento consentido y rozando la infidelidad en contra del denostado ex alcalde caído al confín de la indiferencia…, en la página web del Ayto. al menos. No importa la desfachatez y la humillación al partido consorte por parte de la Castejón a MC, ambos siempre con el bocadillo de mortadela en la mente. Once figuras de basta porcelana situadas entre los de “la tribu” de Villoro y los de la pintura, “Los Once” del Louvre, aquellos once miembros del Comité de Salvación Pública en la Revolución francesa, que según se les mire, así se ven.

Estamos sufriendo la peor pesadilla con gestores que no saben ni gestionar su propio ridículo a nivel local, regional e incluso nacional. Mientras, en la acera de enfrente, en Madrid, en la Asamblea Regional y en el consistorio cartagenero el PP se relame ante tanta incompetencia, ellos solos se mutilan y no necesitan enemigos, los tiene en casa.

‘In peccatis concepit me mater mea’ (Salmo 51). Y en pecado me concibió mi madre. A pensar.

 

'Miserables fariseos

Quizás, se podrían calificar a estos rufianes del “process”, de mentira miserable en la que se han instalado, me viene directamente a la mente la palabra “fariseo” como epíteto que en sus tres acepciones los catalogan e identifican por calificativo directo; Históricamente eran miembros, que no miembras de la principal SECTA político-religiosa judía del tiempo de Jesucristo, hoy la del obispo de Solsona. Otra, se usa entre ilustrados, gracias al vacío educativo catalán presenta dudas para calificar metafóricamente a una persona hipócrita, o lo que es lo mismo, un falso y comediante que finge y aparenta, ahí tienen un doctorado. Por último y coloquialmente se dice de una persona sospechosa o de mala catadura, y sabe Dios que esta reata de asnos gerundenses (por el mítico emblema catalán) e impresentables del psudogobierno catalán, malas cataduras tienen.

Decía Gandhi; que más vale ser vencido diciendo la verdad que triunfar por la mentira, pues esta horda de cobardes indecentes, han sido vencidos pos sus propias mentiras y por la única verdad escondida y sospechada de su discurso, “la cobardía”. Han fracaso en sus irreales convicciones, los mismos tontos que han hundido a Cataluña foto-guiados por los revolucionarios del jabón y la colonia, la CUP y sus colegas podemitas en todas sus inarmónicas representaciones aritméticas.

Decía que, estos canallas de sandalia y camiseta de pijama, han caído vencidos por sus propias mentiras y su demostrada cobardía, unos huyen como Puigdemont y su ya mancillada corte de bufones a espacios europeos de dudosa imagen legal y policial donde el delincuente, e incluso asesinos como los etarras encuentra cobijo en Europa. Otros roban como la familia Pujol, que roban y roban y vuelven a robar a los catalanes como en el villancico, sin fin, sin meta y sin hartazgo, pero sobre todo al resto de españoles por extensión. Otros, como Más, o el tráfico de influencias en estado puro, con centenares de cargos a dedo de colegueo y amiguismo, ejemplo, las embajadas y los amigos de las embajadas como la hermana del botarate de Guardiola sin ir más lejos. Otros, siguen en su mundo de fantasía como Junqueras, que muy espabilado no parece, ni en la cárcel, y los más nostálgicos e ilusos, engañados y abandonados otra vez por una farsa que dura ya más de un siglo, siguen creyendo el advenimiento de Companys, mentira sobre mentira, que han creado un superficial e irreal por irracional mundo paralelo a la realidad, con leyendas inventadas, con una historia imaginada como un comic fantástico, con educación apócrifa, limitando el analfabetismo, con protagonismos inventados a lo Berlanga, con economías e inversiones republicanas ficticias, y encima se lo creen…, que ya hay que ser tonto, pero tonto con certificado y DNI, y además, los ilustrados protagonistas de la cultura catalana independentista, a pesar de su riguroso ridículo, así lo manifiestan y hacen apología de esa negligencia intelectual. Al final, el independentismo, aquí, en las Vascongadas con ETA y el mundo abertzale, y en todas partes se traduce en una sola premisa, una banda mafiosa integrada por delincuentes, ladrones y vividores del “autorizado” cohecho, la “honrada” malversación y la “justificada” prevaricación, en algunos casos, asesinos como los etarras o el propio líder del intersindical-CSC catalán, a estos se suman los indigentes reaccionarios, ya sean comunes y no comunes pero siempre con el mayor exponente, vivir del estado parasitariamente.

España y los españoles estamos de enhorabuena, de momento, si la miseria política gubernamental y sus fariseos no la joden por pasividad y cobardía, salvada esta apreciación y a día de hoy, porque la Justicia ha sido implacable, los delitos se pagan y nadie tiene hoy derecho de pernada, ni los del “process…” ni demás tontos con barretina y menos aún, esta reata de asnos y mulas “gironins”. Los presos políticos en Cataluña cayeron con el holocausto generado por ERC allá en el siglo pasado con Companys, en España y con demasiada ligereza se permite que hasta tontos contemporáneos y descerebrados patológicos sean presidentes de gobiernos, alcaldes, o presidentes de comunicad, pero sí, SÍ hay muchos políticos presos y todos, todos, por delinquir y por pasarse por el forro las leyes.

Una farsa completa con un reparto a lo Tenorio por lo tétrico, con mártires y difuntos políticos en un teatro fracasado de plastilina culé, con historia de frustraciones y asesinos idolatrados como el volátil presidente Companys, la desmemoria histórica es infinitamente irracional y paradójica en este país de tontos ilustrados, si Franco era un represor y los signos del franquismo han de desaparecer, ¿porque estos imbéciles de la izquierda idolatran a asesinos de monjas, niños e inocentes almas y demás contradictorios a sus creencias?, seguimos…, lo que hace la derecha es rebelión, asesinato y hasta terrorismo, lo que hacen los canallas de la izquierda radical como asesinar en cobardes actos terroristas los asesinos de ETA, GRAPO, Terra LLiure o FRAC, manifestarse destrozando incivilizadamente todo a su paso, como animales, y babosear en el Congreso como el Tarda y el Rufián con estúpidas canticas revolucionarias a la venezolana, son actos de justicia bananera. En Cataluña hasta 8.000 almas en tiempo de la II República –no del franquismo-  cayeron ejecutados por los fieles a Companys, que no se trastorne la historia o como ellos eran, anarcosindicalistas de dudosa reputación. Fue en el 34 cuando pretendió durante 10 horas separar a Cataluña de España y sometido por el gobierno republicano de Leroux en el bienio negro se mantuvo radicalizado hasta antes de la guerra civil con sus “camots” y la “Acción Directa”. Cuentan los archivos históricos verídicos y no inventados que su “retaguardia catalana”, bajo su designio, se encargó de asesinar a 8129 almas, almas de derechas, conservadoras, empresarios y clero, todo un héroe para imitar, increíble, que recibe pelitiesa de los mismos héroes frustrados cada 11 de Octubre, pero no un ramo de violetas, sino de rosas negras del luto creado, solo mentiras…, decía el Che…, muy manoseado en sus camisetas revolucionarias que, “La mentira es la antesala de la traición”. . . Pues toma traición y a la sazón Justicia. “La indignación moral es la estrategia tipo para dotar al idiota de dignidad”, decía el actor inglés Herbert Marshall. Hacer ruido como víctimas traidoras en Europa no les aportara la dignidad que no tienen.

Pero por desgracia, todo este relato de opinión no tendría sentido si nuestro gobierno no fuera tan vulgar, mediocre y ordinario, un gobierno que contagiado de la pandemia trivial política española está lleno de abrazafarolas y gustosos del menesteroso bocadillo de mortadela. Ejemplar determinante es Zoido, al que “Sancho” le llama ministro…, un ser que no merece ningún ápice de miramiento del respetable español, y no se equivoquen, pero hará un CET en Cartagena multitudinario para granjearse los favores de sus colegas de partido, no lo duden. Mantener a la Policía Nacional y a la Guardia Civil en situaciones precarias y tercermundistas en Cataluña, hacinados, descuidados, en condiciones casi indigentes, es de una bajeza incalculable, de una falta de nobleza y dignidad como mando y máximo responsable de las Fuerzas de Seguridad, sin perdón alguno. El temor inunda sus venas y los arrestos y cojones para salvaguardar la dignidad de las Fuerzas de Seguridad del Estado con él, han estado, están y estarán ausentes, el Sacrifico, la Lealtad, la Disciplina, la Austeridad. la Abnegación y el Espíritu Policial o Benemérito son valores desconocidos para el que sustenta el mando. La vergüenza que los españoles estamos sufriendo por culpa de estos impresentables ministros de bocadillo y zumo, la pagará en las urnas el PP. La Dignidad –con mayúsculas- de la Policía y la Guardia Civil es paralela a la Dignidad de España, hoy mancillada por su propio gobierno. Fariseos hay en todas partes y en el partido gobernante y restos de partidos también, y no pocos.

 

Pág. 1 de 84

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information