Lunes, Junio 25, 2018
   
Texto

La sumersión linguística

“Aquellos que pueden hacerte creer absurdidades, pueden hacerte cometer atrocidades”. Voltaire.

Injerencia nacionalista, injerencia constitucionalista, violación de los derechos estructurales regionales en unas provincias que se llaman nación subvencionadas por el resto de los españoles, incluidos los propios catalanes, vascos e isleños y así, un sinfín de incógnitas a desarrollar o pensamientos que nos corroen de frustración el ánimo. Curioso es que, no escuchemos ni se hable nada sobre el método opuesto a la inmersión lingüística, tan popular en la Cataluña pueblerina de burros con barretina y cada vez más arraigándose en las Islas Baleares, y además, royendo cual ratón el reino valenciano, en las vascongadas lo mantienen en secreto ya que  no son tontos y saben de la perdida que les supone obviar el castellano, y los gallegos…, intentan no alterar el binomio lingüístico y esto no es otro que, el significado real, sin mentiras edulcorantes de la  “sumersión lingüística”, esto es un método muy estructurado por interés que recurre a “programas vehiculados a través de la lengua y  de la cultura dominante de una zona, y sin obviando  la primera lengua del estudiante, lo destierra al ostracismo lingüístico”, un sólo objetivo es manifiesto en el estudiado método independentista; «la asimilación de la lengua particular, y la pérdida de la propia lengua nacional y de su cultura», o, lo que es lo mismo, adoctrinar y a la sazón, chabacanamente al individuo anulando sus ancestros y a ser posible los vestigios etimológicos de su persona, la verdad es conseguir anular y disipar la historia y la génesis, consiguiendo hacer marionetas en un mundo nacionalista de tahúres y mientras, durante cuatro décadas, los gobiernos de turno han estado mirando para otro lado y, como verdaderas prostitutas de burdel barato haciendo la jugada a los  consecuentes y muy “honorables “presidents” a la par que ladrones”, las hemerotecas dan evidencia de este hecho.

De aquellos lodos hoy tenemos estos barros, pero, además, no aprendemos. En plena intervención del Estado a través del aplastamiento del enésimo conato de asonada, sedición o rebelión catalanista, en lugar de destripar el enfermo y hacer la autopsia socio económica y limpiar la basura y las corruptelas de estos independentistas de TBO, siguen mirando para otro lado, y de perfil el PP sigue obcecado mirando a los abrazafarolas de Ciudadanos y a las encuestas, ¿se puede ser más imbécil? No quieren plasmar toda la crítica y sediciosa atención al principal programa del aparato propagandístico del régimen republicano catalán, la Educación.

No es nuevo que, a pesar de la gran formación que reciben los alumnos españoles, han proliferado los asépticos al programa educativo, la ley del mínimo esfuerzo y máximas consideraciones, olvidando por el gobierno estatal lo peligroso de favorecer el absentismo socio cultural, el mismo gobierno que más pronto que tarde ha de recuperar por referéndum, si es necesario, las competencias en Educación, Sanidad y Economía cedida a las 17 taifas, única manera para acabar con esta reata de perros cobardes que huyen cuando los apedrean legalmente, como estos actuales independentistas que se cagan literalmente ante un juez y serían tan ruines de cantar incluso el Cara  al Sol, que tampoco estaría de más, son la máxima expresión del fraude político. La condición principal para ganar esta lucha a estos cobardes sediciosos huidos es que, esta condición de sumersión entre la lengua y la cultura no precisa el respeto hacia otra lengua que no sea vehicular pues, de hecho, no reconoce otra lengua del estudiante. Y así estamos dando vueltas. C´s haciendo caja electoral sin despeinarse, como en Cartagena y Murcia. Rajoy, como siempre, esperando que se arreglen las cosas solas y sin arrestos para gobernar con contundencia amparándose en la Constitución solo mirando el nicho de votantes perdidos, como en Cartagena y Murcia. El triste y absurdo PSOE, sin norte político ni filosófico, hipócritas de pancarta, hablando de la cooficialidad de lenguas, ¿se puede ser más estúpido y lerdo?, como en Cartagena y Murcia. Tenemos la gracia de poseer la segunda lengua más hablada en el mundo, exonerando la demografía china y quizás, la más importante y rica intelectualmente. Donde no tienen cabida Podemos y sus intelectuales de comuna de aprovechados y aprovechadas, que no merecen ni “mentarlos”, ahora en Cuaresma, es tiempo de reivindicaciones progresista contras la Semana Santa y defender el islam, estos de Podemos son ¿descerebrados anárquicos o pro-intelectuales interesados?, otro fraude, como en Cartagena y Murcia. A modo de chascarrillo, no descarto a la de Pozo Estrecho aliándose con López Miras para la sumersión lingüística del panocho, hay algo que los une además de la fotografía.

Históricamente Europa nos ha detestado, por envidia supina todo lo que huele a España, no esperemos que nos den tregua, en Bélgica y Suiza ente otros, se han refugiado históricamente asesinos etarras y delincuentes comunes como os que nos ocupan al amparo de sus desordenadas leyes, censurando cínicamente lo que practican en su interior, además del claro absentismo comunicativo de los diplomáticos españoles por rebatir las sandeces y majaderías de la propaganda independentista y del terrorismo de ETA durante décadas.

El patio está aderezado cada día que avanza con más estupideces y deméritos intelectuales como, los del Tarda y el Rufián, “Dos tontos muy tontos” en Madrid. En Baleares es más importante hablar catalán que las pericias y habilidades médicas, dos dedos de frente para votarlos no debe haber. Prófugos, los listos del corral con manutención incluida y sin justificantes de pago, esto ya es de tontos de matrícula de honor, y mientras, Cataluña está a medio camino entre aquel entrañable Circo Price y al Teatro Argentino codeándose con el Molino en el Paralelo, verdadera seña de identidad.

"Cuánto más corrupto es el estado, más leyes tiene." Tácito

 

La vergüenza. Letrillas

Es curioso como vemos hacer pusilánime deleite en mítines y declaraciones a las señorías de la política española amparándose en la vergüenza o, el sentimiento de pérdida de dignidad causado por una falta cometida o por una humillación o insulto recibidos, estos y estas que no la tienen ni la han conocido. También haba la REA del sentimiento de incomodidad producido por el temor a hacer el ridículo ante alguien, o a que alguien lo haga, y creo que en este sentido del ridículo es donde se establecen estas señorías de tres al cuarto que, travestidas de inteligentes y producto de nuestra mediocre democracia hacen gala de protagonismo inmerecido, la misma mediocridad democrática que permite que, insultantes personajes de la farándula circense ocupen escaños en el Congreso, estas concubinas de la política podemita, esos nuevos patricios de la república tardo romana española del siglo XXI donde no hay discriminación de clase, rezo y conjura, donde se adaptan al capullo y al vuelo de la gaviota sin recato, al morado del sacrifico cuaresmal por interés o, al naranja mecánico basado en los resultados electorales catalanes, estos y estas, voceros y voceras, membrillos y membrillas de la política, sienten vergüenza. ¡Vergüenza!, sentimiento que no han conocido en su  vida y en el que se amparan, ¿hablamos de vergüenza?

 

Vergüenza, es la situación actual de esta España de prostitutas y prostitutos políticos que se venden por un puñado de votos en un sustento desorbitado, manipulando fácilmente al pueblo con discursos erráticos y ambiguos a la par que groseros e insultantes, disfrazando la corrupción organizada y cuasi mafiosa de los partidos y sus traperías, el descalabro social y la discriminación laboral, el caos vergonzoso de las pensiones y la puta, con perdón, ruina de los pensionistas. Los desiguales y bajos salarios discriminando el esfuerzo y la preparación laboral, sobre todo en los hemiciclos y contextos políticos. El descarado enriquecimiento brutal de una minoría casi exenta de impuestos, pero de riqueza impoluta. El deterioro de la clase media sustentadora del avance económico o, mirar para otro lado ante los actos de sublevación y la traición a un pueblo históricamente rico y maltratado, el español, esquilmado y saqueado por una clase política sin alma ni vergüenza.

 

A mí me da vergüenza ver a los podemitas y sus estúpidas “portavozas” hacer apología del feminismo amparada en su propia y vomitiva ignorancia y en su sometimiento al harén político de partido, producto directo de su concubinato con el mesías de plástico, el mismo que sentía envidia de Venezuela, paraíso de la democracia, tócatelos y que cobran sueldos estatales descomunales, estúpidas a la par que cobardes, son capaces de desnudarse en una iglesia, pero no se atreven en una mezquita, o ¿es que para ellos hay diferencias religiosas en su discurso y el laicismo va por barrios en un acto grandilocuente de cinismo? …

 

Me avergüenza el desprecio a un símbolo, a algo más que una identidad de país. Una bandera, que, elegida por Carlos III para la marina allá en la lejanía del tiempo, no ha logrado ser aceptada por una buena parte de la sociedad, quizás por el demerito de algún partido o por el desamparo de otros, aunque probablemente sea por el capricho de venganza de la vetusta izquierda y de la nueva política española que se han empecinado en seguir quebrando España, Machado es eterno; “Ya hay un español que quiere //  vivir y a vivir empieza, // entre una España que muere // y otra España que bosteza. Españolito que vienes // al mundo te guarde Dios. // una de las dos Españas // ha de helarte el corazón”.

 

Yo si siento vergüenza por haber permitido que estos 40 años los presidentes de este país hayan permitido por intereses partidarios que algunos catalanes y vascos se crean el culo del mundo cuando no son más que parásitos sociales en busca del parnaso social, pero a costa del resto de los españoles. Pero más vergüenza me produce el que no hayamos aprendido nada de nuestra rica historia y la desmenucemos e inventemos como si fuera un juego de construcción. Y más vergüenza es perimir que el idioma de Cervantes de disuelva en un vaso de bicarbonato independentista sin acción alguna por parte de los gobiernos, prostituido por un puñado de votos y la complicidad esporádica de estos socios de fortuna.

 

Me avergüenza la cara dura con la que nos roban nuestros políticos, no hay color, azul, morados, rojo y naranja, todos aprenden rápido el menudeo caciquista y mafioso, las hemerotecas hacen de notarios y los telediarios manipulados por las cadenas hegemónicas dan muestra diaria. Luego, líderes de barro como la marioneta del presidente de Murcia, las caricaturas de los protagonistas consistoriales cartageneros, la estupidez gallega de Rajoy y sus aláteres, solo visionando la poltrona, con su demagogia populista que ha sabido jugar y ganar con el comodín del populismo. Los chapuceros de la oposición como el mediocre y trivial Sánchez, absurdo como un belga por soleares que diría Sabina. Un Podemita con coleta perdido como una monja en un burdel, rememorando al cantautor y, un Rivera borracho de inventiva e ímpetu, pero corto de miras, solo y vacío , como el corazón del rico, como el bolsillo del mendigo o como los putos besos de alquiler…

 

Me avergüenza sentir en  mi corazón las injerencias costumbristas de un Tribunal Europeo de Derechos Humanos …, agasajando a delincuentes y criminales como los terroristas de ETA, asesinos con derecho a amparo bananero y la mezquina condena  a los verdaderos héroes de esta sociedad incivil en la que nos hemos precipitado, Policía Nacional, éstos, en un 194 aniversario tórrido por inanición gubernativa y, a la Guardia Civil, ejemplos de Sacrifico y Honestidad en desuso en nuestra sociedad,  demostrado día a día con su exposición a la peligro su dignidad.

 

Cuando escucho y veo a estos perroflautas de la sociedad del siglo XXI española sentirse avergonzados, tacándose las narices y otras cosas, con discurso absurdos y triviales dignos de patio de colegio, haciendo de su ignorancia una ofensiva social y, con miles de euros a las costillas a costa del pensionista y del verdadero currante…, no sé si llorar, vomitar o micionar…

 

Tejió de piernas de araña //su barba un Colegial, // pensando con ella el tal // gobernar a toda España. // Cuando el impulso le engaña // de las partes que no tiene, // pisándose a Madrid viene // la barba desde Sigüenza: // ¡tenga vergüenza!...

 

El marido de la bella // que nos vende por fiel, // vistiéndose aquello él // que gana desnuda ella, // paciente sus labios sella, // buscándole ella por eso // entre dos plumas de hueso // una de oro en rica trenza: // ¡tenga vergüenza!

 

La mayor legalidad, // si el preso tiene dinero, //salvadera hace el tintero, // salvando su libertad; // que mentira es la verdad // del que es litigante pobre; // gato, aun con tripas de cobre, //no habrá gato que no venza; // ¡tenga vergüenza!, de Luis de Góngora por el Parnaso.

 

Pág. 8 de 95

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information