Lunes, Diciembre 17, 2018
   
Texto

El manifiesto de Valcárcel o el mercadillo de las palabras

Como en los más variopintos lugares de nuestra geografía regional donde se instalan mercadillos, donde la ganga se sitúa como objetivo del artista del mercadeo, pero… buscando la confianza de todos con una partitura de organillo, embaucar. Así se ha iniciado el mercadeo de la palabra en el Partido Popular murciano. Se ha dado el pistoletazo de salida a una carrera de estupideces y sandeces cuya ansiada meta se emplaza a dos años vista o la orfandad del liderazgo.

Hace dos décadas, hablar de política y de políticos eran palabras mayores; la inteligencia, las puras y claras filosofías de progreso inundaban los currículos de nuestros dirigentes, un concejal era una persona de capital hechura intelectual, cultural y como la mujer del Cesar….demostrada, que no “conveniada”, como diría alguna ilustrada concejala.  No digo el Alcalde/Alcaldesa, eso era de nota, lo más granado del municipio conformaba una sensata Corporación. Subiendo escalones alcanzábamos a los diputados regionales, donde lo más significativo de nuestra sociedad hacían discursos lógicos y formales, con el objetivo de desarrollar estables y fundamentadas políticas de mejora y el aprovechamiento de los recursos, una verdadera sopa de letras donde las ideas y los proyectos fluían como en el río más caudaloso de nuestra piel de toro, ese que no puede desperdiciar agua para dar vida a la vertiente mediterránea y se cae al mar, ese que ha sido y será moneda de cambio de mezquinos intereses a costa de la huerta murciana y el campo de Cartagena, o como ese AVE Fénix que no va a resurgir de sus cenizas en Murcia y mucho menos en Cartagena hasta sabe Dios cuando, o ese déficit permanente achacado a la cansina deuda histórica que ni el Santo del día se cree,  ¿esto es gestión?

Hablar de diputados nacionales, de ministros y del propio presidente, era más que palabras mayores, era el desarrollo intelectual de una nación conformada por los exponentes más hábiles y eruditos de nuestra sociedad. Hasta que…, el mal entendido liberalismo nos dio la patada en el culo a todos, cuando lo más mediocre de nuestra sociedad comenzó a desarrollar sus estúpidas entelequias de derechos y realidades en el marco político del desarrollo del país, contaminó todas las instituciones. Si ya, las elecciones municipales y regionales iban dibujando un marco representativo propio de un cómic social, las elecciones generales, aquel logrado “Sufragio Universal” del que hace décadas se comentaba en voz baja, por miedo, por ignorancia al futuro, por incomodidad o por temor e inquietud, derivó en  “Tramoya Universal”.

De tramoya se puede calificar este famoso “Manifiesto Valcárcel”, ¿de dónde procede?, sin duda nace de las vísceras del Partido en Murcia, ¿pero con qué objetivo?, mi opinión y análisis es que emerge del propio Valcárcel y de su círculo más allegado,  y el objetivo es ganar votos de confianza, una “Restauración” en una aciaga época. Todo basado en un guion estudiado y establecido, pueblerino, eso sí, desde el propio  partido se le exige que se quede, pero la gestión última ha sido banal, mediocre, producto, efectivamente, como dice el manifiesto, de su híper caudillismo y del que han ejercido sus lacayos de fortuna en el Gobierno, en las alcaldías y demás. Todos se han rodeado de gente mediocre, algunos en tránsitos judiciales, otros y otras “en el aire”, nadie quería sombras a sus alrededores y el egoísmo ha sido tan pragmático que ha derivado en prepotencia.

Nueve reproches que emanan desde dentro, o no. 1) Falta de compromiso con sus votantes, la dictadura del voto nominal y de lista impuesta. 2) la defensa de los intereses regionales, ¿Cuándo los ha defendido?, ¿o ha hecho las jugadas al gobierno central a conveniencia? 3) ¿´hipercaudillismo”?, se han quedado cortos. 4) Marcando desahucios. Y sin cortapisas. 5) Ahora designación rápida de sucesor, codazos y zancadillas, pero temo que de lo más mediocre de la arena política regional. 6) ¿Palmeros? Como si esto fuera nuevo en el PP murciano, bueno y en el nacional. 7) Y ahora el enaltecimiento de su figura. 8) Más enaltecimiento de su figura, ¿coherente? 9) y esto ya es de nota. ¿Respeto?

El partido Popular en Murcia está roto, descabezado y sin futuro, los que están  son ya labriegos de tierra quemada, los que valían la pena se bajaron del tren por dignidad y decadencia manifiesta y ahora, cuando la región de Murcia está a la cola de España, como siempre, en deudas, paro, y demás miserias sociales y económicas, algún iluminado se da cuenta y quiere hacer del Virrey un mártir, milongas las justas, como decía en anteriores artículos, hace falta tal refresco en las instituciones que habría que empezar de cero y, no sé qué sería mejor, que se fuera a Europa y se llevara a todo su sequito, aunque los deje por el camino arriados, o que se quedara.

Como aquel Ramonet de las mantas, aquel charlatán de Orihuela, nuestros políticos, nuestros dirigentes del más rancio abolengo institucional, son como charlatanes de mercado, sin la profesionalidad y la gracia de “Ramonet”, nos pretenderán vender más tonterías, más chabacanerías como este manifiesto que a nadie engaña y más estupideces, algunos ya se vanaglorian de ello y otros se aproximan al encerado. Recordando aquel político e intelectual del siglo XIX, y del que quizás algunos “políticos actuales” deberían aprender, Francisco PI i Margall; “Las convicciones políticas son como la virginidad: una vez perdidas, no vuelven a recobrarse”, y en este país ya no quedan muchos políticos/políticas vírgenes… de convicciones.

 

Debates aburridos, inertes y vacíos de la Región, del municipio...

Todos los años presenciamos, o no…, porque cada día nos importa menos, el debate sobre el Estado de la Región, donde de una manera peregrina y casi grotesca se justifican tanto el gobierno como la oposición, nada nuevo, discursos vanos y prepotentes, réplicas más vacías todavía y contrarréplicas de patio de colegio, ese es el escenario que cada año se dibuja en la sede de la Asamblea y…, el pastón que nos cuesta mantener a sus señorías, que todavía no he entendido lo de 'señorías'.

Valcárcel prepara su huida hacia adelante, sabe Dios quién lo relevará, y mientras, la oposición establece sus misericordias y bienaventuranzas al éter, patético. Mientras, la Sala Civil y Penal del TSJ de Murcia requiere al gobierno regional que emita la patente de corso de Antonio Cerdá, consejero de Agricultura y 'Agua para todos…, al final de 'desoladora', por supuestos indicios de prevaricación por modificar el PORN del Mar Menor en favor de 'Novo Carthago'. Una ostia como la copa de un pino.

Mientras, en Cartagena se forma un partido salvador, iluminado, como el que come gambas, 'El partido de Ciudadanos, en Cartagena', para mear y no echar gota, un partido de profesionales, ¿de qué?, aunque visto lo que nos gobierna en Cartagena…, y mientras Valcárcel ora, diserta, confunde…, la región se establece como la tercera más deudora a las farmacias. Mientras, la Sanidad “hecha unos zorros y zorras”, en quiebra técnica gracias a la “Inmaculada Gestión de la Consejería de Sanidad”, no perdón, la Inmaculada está en Lorca con cargo de Directora General solucionando los problemas del terremoto y las inundaciones…, otra tomadura de pelo, con un par...

Pero Valcárcel no se rinde ante la adversidad, y haciendo gala de dotes adivinatorias nos dice que estamos en un momento muy malo, pero no para los sueldos de sus 'señorías', y decía textualmente…, “Y en Murcia, no hemos sabido captar el futuro que se veía ahí, a la vuelta de la esquina, donde los políticos no supimos decir hasta aquí hemos llegado". Sin comentarios, vergüenza ajena. Más, respecto a lo proyectos, estos se basan en una memoria económica que, a su vez, se basa en fondos europeos, si los hay, y son los de contingencia social, y para Lorca préstamos, y los justos, ¿y las ayudas?, ¿dónde están?

Mientras, los centros de salud dice el califa que no están privatizados, por eso son cada día menos, no se pueden sostener porque nacieron producto de la demagogia, no de la necesidad.
Lo del déficit es de nota para un señor presidente autonómico, dice; “ya querría haber cumplido el objetivo de déficit". Y de repente apareció el fantasma de Zapatero, y de Aznar, y de Rajoy, “la deuda histórica”, ¿dónde estarán las llaves?, matarile, rile, rile…, y lo del aeropuerto de locos, silencio…, se abrirá sí o sí, con la gestión nueva del de San Javier y apartado de las nuevas contrataciones de AENA, jodido está el tema, ¿y el dinero invertido de la Comunidad? Pero hay más en los portafolios del debate, la cretina jugada con la Mancomunidad del Taibilla, y esto lo van a hacer y con la complicidad del gobierno municipal cartagenero, van a esquilmar la única institución pública bien gestionada de la región, quizás es por eso.

Y mientras, el turismo, en boca del consejero 'dormilón' y de otros del montón, toma tintes nostálgicos y 'sensuales', 'Vintage', mirar al pasado, sol y playa, -¿de dónde ha salido este tío?-. Me gustaría mirar al pasado, porque en el pasado…, estos consejeros/ras y concejales/las de plastilina estarían en la cola del paro o en la Plaza Bohemia, esto sí que es Vintage.

Y claro está, apareció el más que peregrino discurso de la oposición. Éstos, que han sido muñecos del partido en Madrid. Éstos, que sólo parecen decir tonterías y que se llaman socialistas, neoideólogos, neolingüistas, neoprogres de tebeos, palmeros de Emir de Ferraz de turno, con sus acciones o des acciones oportunistas, con lo cual ni citarlos, no se lo merecen.

Y tras el debate, las sorpresas, regionales y municipales, Caravaca se ha ruborizado, joder…. ¡Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar!, esto es un aviso a navegantes, joder…

Aquí, en la Departamental, nos desayunamos con la jactancia de las decisiones de nuestra alcaldesa, “rebeldes sin causa”, ella manda pero cada uno tiene su opinión, y de esto las palabras y las urnas darán cuenta. Algún que otro analista nos encargaremos de recordar las miserias gubernamentales. Así, la mía se basa en la incompetencia del concejal de Seguridad para poner a raya a los súbditos. Se reinstaura al coordinador a 70.000 € al año, una ciudad que claro, derrocha independencia y poderío económico gracias a la ingente gestión municipal, no hay déficit. Una ciudad donde las colas y los sustentos en la Hospitalidad, el Buen Samaritano y demás centros, como Caritas, Cruz Roja, etc., son críticas, nos permitimos el lujo de asumir más sueldazos, simplemente por rebeldía, Nos toman por tontos.

No cabe duda que la opción tomada del ex comisario es muy acertada pero para el puesto de Concejal, no para comisario político. Está bien que después de tantos años nos demostremos a nosotros mismos que hay personas capaces de engrandecer la política en Cartagena y con experiencias sobradas, a ver si cunde el ejemplo y todos y todas son relevados por personas de este cariz, y así vamos acabando con la mediocridad política municipal y regional, que mira que hace falta, ya a nivel nacional seria la ostia.

Tras la debacle generada en contra del jefe de Policía Local, que por cierto, no me equivoco si digo que es una de las figuras más profesionales, honestas y consecuente con el raciocinio que limita en las murallas municipales, despejado, ilustrado y eficaz, y de largo sobre el resto, claro está, después de la omnipotente Alcaldesa. Manuel Asensio, ha elevado realmente el prestigio del siempre menoscabado cuerpo de seguridad, ha sufragado ya la autoestima y la dignidad de la profesión, para que ahora, se le eche un estúpido y absurdo pulso de poder producto, ya desde hace años, de la mala gestión de los frustrados 'concejales delegados de Seguridad', desde Segado, hasta nuestros días, -ver hemerotecas- pulso derivado de atribuirse competencias profesionales alejadas de las competencias políticas asignadas, y así, estas ineptitudes la pagamos los cartageneros, más impuestos y más sueldazos a mantener. Pero más a pagar, pagar y pagar, además de los asesores de la oposición y del PP que suman unos cuantos, que no sé qué asesoran, visto los discursos y el nivel demostrado tan trivial. Luego están los 8 cargos de confianza o de libre designación, amigos o…, que cuestan medio millón de euros al año. ¿Despilfarro? Lo siguiente.

Mientras…, se cierran consultorios en las pedanías más deterioradas por su población, no hay personal sanitario. Otra, gracias a una fabulosa gestión del IMSEL, Instituto con vida económica propia que sirve de refugio a viejos dinosaurios de la política pepera. Quita arena de Sirenas y llévala a Mar de Cristal y así sucesivamente. También cierra contratos extravagantes con empresas de terceros cercanas, muy cercanas políticamente al PP en salvamento en playa, que ya huele…, y encima se encarga de darles los recursos municipales para que no hagan mucha inversión, luego las jaranas culinarias.

Mientras, se deja a los Nietos sin abuelo ya huérfanos de sustento, Los Urrutias en más cloaca todavía, y por cierto, ¿Qué dicen los máximos responsables municipales de esto?, sin duda que serán legales, pero a todas luces irreverentes ante la opinión pública.
Cuando hace unos años, decía nuestra dama de hierro textualmente y refiriéndose a los contratos otorgados al plan “E” por parte del siempre querido ex concejal de Vía Publica; «Yo asumo mi responsabilidad, tomo mis decisiones después de hablar con la gente. Y, en este caso, me toca esa responsabilidad y la llevo adelante». El hoy ex concejal le dio cuentas de lo ocurrido y reconoció su equivocación. Y así, «Reconocer el error es algo que lo honra. Es un acto en el que no se prodigan los políticos. Él reconoce un error y, como lo reconoce, pide que se le separe del Gobierno». Tomemos nuestro jarabe antes de sufrir la congestión.

Lo cierto es que la omnipotente alcaldesa de Cartagena tuvo un grupo de seguidores fieles, esclavos de su liderazgo sin parangón, allá en tiempos difíciles, y eso ya no se lo quita nadie, pero es una pena, el desgaste natural del tiempo que todo lo empaña y lo empeña, ha convertido a los que quedan en un grupo de palmeros de fortuna buscando permanentemente el sustento, y no precisamente el ideológico ni el de la sabiduría, y esto no es más que una muy humilde opinión basada en el respeto que merecen las Instituciones y lo que deben de ser sus integrantes, y un canto al sentido común que tienen  la mayoría de los políticos, esos que apareen en el enuncio de Aquarius.

 

Pág. 89 de 103

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information