Sábado, Noviembre 18, 2017
   
Texto

Con la venia... Marcos García-Montes

“Creo que lo que tiene que hacer un abogado es estudiar la viabilidad ante un procedimiento, no hacer nunca abogacía a la carta sino hacer lo que tus tres principios de la profesión te obligan: Libertad, Independencia y Lealtad”

  • Entrevistado: Marcos García-Montes, letrado del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid

“El abogado es un profesional del derecho que no cree en la justicia, sólo en la lucha para conseguirla”

¿Quién es Marcos García-Montes?

  • Marcos García-Montes nació el 21 de agosto de 1948 en la capital de España y con tres año se trasladó a Lisboa, donde vivió hasta los 14 años, ya que su padre era delegado militar en la embajada Española en Lisboa. Estudió en el Liceo Español de Lisboa y en Madrid en los Agustinos y posteriormente la licenciatura de derecho del año 1965 a 1970 en la Universidad Complutense de Madrid, terminando simultáneamente la diplomatura superior en Criminología.
  • Sus inicios en la abogacía comenzaron realizando pasantía en un despacho de letrados durante dos años, posteriormente se asoció durante siete años con otro abogado, y en 1982 se independizó como profesional.
  • Entre pleitos y clientes, dedica su tiempo libre a la música sobretodo, por supuesto familia, y deporte.
  • Tiene un grupo de música rock llamados ‘Los íberos’ y lleva tocando la guitarra 55 años.

El currículum de Marcos es cuanto menos alucinante, ejemplar siendo además abogado en casos de gran relevancia tanto a nivel nacional como internacional:

  • Está en posesión de más de 50 títulos y diplomas de especialidades:
  • Derecho Penal, Matrimonial y Familia, Derecho Constitucional, Derecho Penitenciario, Derecho Comunitario, Derechos Humanos y concretamente especialista ante la Comisión y Tribunal Europeo de Derechos Humanos y del Consejo de Europa en Estrasburgo (Francia).
  • Fue profesor del ICADE, miembro del Consejo Rector y profesor de la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad Europea de Madrid de Derecho, en cursos de Psicología Forense, profesor del Instituto Nacional de Criminología de la Universidad Complutense de Madrid.
  • Miembro de la Unión Internacional de Abogados, IBA e Instituto de Abogados de Europa, especializado en Asuntos Penales y Matrimoniales, Derecho Constitucional, Tribunales Europeos de Derechos Humanos, Diplomado en Criminología, Diplomado en 40 especialidades, Miembro de la Comisión de Derecho Penal del Colegio de Abogados de Madrid, Miembro de la Asociación Pro Derechos Humanos, Miembro de la Asociación de antiguos alumnos de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid.
  • Miembro de la Asociación Projurado y Asociación Contra la Tortura, Aministía Internacional, miembro colaborador  de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación y socio colaborador de la Real Academia Española de la Lengua, entre otras.
  • Autor de diferentes publicaciones jurídicas y seminarios sobre el Jurado, Derecho Penal y Constitucional y Derecho comparado.
  • Autor del prólogo para la Guía de la Abogacía Española, edición 2005. Coautor con el Doctor de Derecho Procesal D. Fernando Ibáñez López de Pozas, del artículo ‘Problemas de aplicación en España de la ejecución de Sentencias dictadas por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Comité de Derechos Humanos de la ONU’, aparecido en el Tomo II, del libro ‘Estudios acerca de la reforma de la Justicia en España’, publicado por la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación y Ministerio de Justicia.
  • Autor del prólogo del libro escrito por el doctor José Antonio Garcia Andrade: De la estirpe de Caín (los enigmas de los casos forenses mas insólitos).
  • Jefe del equipo jurídico-penal de Ruiz-Mateos, ha intervenido en los caso RUMASA y Familia Ruiz-Mateos, en ejercicio de la Acción Popular y a cusación en los casos políticos como caso Juan Guerra, caso Filesa, caso Ibercorp, caso Roldán, caso Paesa, caso  Fondos Reservados, caso CESID, caso Expo-92 así como en diferentes casos de gran relevancia como: caso Urquijo con Rafi Escobedo, caso Bardellino, caso Amilibia, caso Discoteca Alcalá 20, caso Wanninkhof, muerte en Perú del Torero José Tomás Reina Rincón, Crimen de la Mezquita, Defensa de Joaquín José Martínez, del corredor de la muerte en USA, el caso Dónovan Párraga, crimen de La Baraja, crimen de San Valentín y caso de preso español en Guantánamo (USA) entregado al Reino de España Hamed Abderrahman Ahmed, Munir Abdelkader Hamed sobre corrupción en Marruecos, Caso mano de La Cibeles, Defensor de Artistas y Periodistas, como Carmen Sevilla, Rocío Jurado, Bertín Osborne y otros.
  • Ha participado en diferentes conferencias sobre Derecho Constitucional, Derechos Humanos, Derecho Penal Comparado Mexicano y otras tanto en España como en el extranjero. Premiado con  el Oscar de la Comunicación al Mérito Jurídico de 1991 y 1993.
  • Sentencia Tribunal Supremo 21/7/2006 sobre absolución talibán español y condena por violación de Derechos Humanos en situación de preso islamista de Guantánamo (Cuba)con rechazo al Derecho Penal del Enemigo y condena a la Administración USA del Presidente Bush.

“Yo creo que lo que tiene que hacer un abogado es estudiar la viabilidad ante un procedimiento, no hacer nunca abogacía a la carta sino hacer lo que tus 3 principios de la profesión de la abogacía te obligan que son libertad, independencia y lealtad. Libertad e independencia quiere decir que tú haces lo que tu conciencia te dice, lo que no quiere decir que sea lo mejor. Si el cliente quiere otro abogado, que lo busque, y, sobretodo, el de lealtad, y que el cliente te diga la verdad. Si el cliente quiere que tu hagas abogacía a la carta, renuncias a su defensa y que se busque otro porque de esta forma lo que se hará será perder juicios, tiempo y dinero”

¿Fue vocacional ser abogado?
De pequeño quería ser misionero, luego marino de guerra (ya que en Lisboa estábamos en un puerto de mar con la marina portuguesa) y ya en mi adolescencia siempre quise estudiar derecho y, por supuesto, ser abogado.

¿Cómo es el día a día de Marcos García-Montes?
Me despierto a las 6:00h de la mañana y comienzo a escuchar la radio, la cadena Ser en este caso. A las 7:10h tengo al chofer en la puerta y vuelvo a casa sobre las 20:00h de la tarde tras jornadas de juzgado y despacho, salvo casos en los que me despierto a las 5:00h para coger un avión, un tren, o hacer un trayecto largo en coche para llevar un caso en otras ciudades, lo cual es muy habitual.

En este punto, recordamos que en varias ocasiones se ha desplazado a Cartagena para ejercer su profesión. Continuamos: ¿cuál es la jurisdicción que más le gusta ejercer como abogado?
Me gustan todas, pero por encima de todas los derechos humanos, derecho penal y penitenciario, derecho de familia, divorcios, paternidad, y el derecho al honor, eso me interesa muchísimo, y el contencioso administrativo.

¿Hay mucha diferencia entre representar a un ciudadano de a pie a representar a un ciudadano popular o famoso?
Pues no, porque yo a todo el mundo que entra en mi despacho lo trato igual, al rico, al pobre, al desgraciado, al que tiene razón, y sobre todo hay una cosa que siempre le digo  a la gente, y es que hay que huir del concepto de abogado villano, abogado héroe. Los abogados somos profesionales. Por ejemplo, si en España defiendes a un violador eres un abogado villano y sin embargo en Estados Unidos el mejor abogado es el que defiende los crímenes más execrables.

¿Cuál o cuáles son los casos que más recuerda en su carrera?
Tengo tres. En primer lugar por ser el caso más importante, es el caso Guantánamo, en el que conseguimos extraditar a Jamiro, denominado el ‘talibán español’ a España, y posteriormente también condenado por la Audiencia Nacional a 9 años de prisión y el Tribunal Supremo lo absolvió, reconociendo que se le negaban los derechos humanos en el campo de Guantánamo y entonces tenemos imputado al Presidente Bush y a toda la cúpula del Gobierno de EEUU, el presidente de la CIA, los Generales jefe de Guantánamo y el Secretario del Estado, es el caso más importante desde el punto de vista mundial, ya que es la única sentencia en el mundo por parte de un tribunal Supremo que se condena como se trataba a los presos en Guantánamo.
En el tema personal y de sentimiento, el caso Urquijo, con la defensa de Rafael Escobero, llegamos a conseguir que el Tribunal Supremo en un recurso de revisión diga que Rafael no mató a los marqueses de Urquijo.
Y por último, en cuanto a un tema personal y desde el punto de vista político, el caso Rumasa por la defensa de José María Ruíz-Mateos en Estrasburgo, y ganar el caso de la expropiación de Rumasa en Estrasburgo en el año 1990, ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.


¿Cuál es su opinión de la abogacía en España en la actualidad?
Creo que la abogacía tiene sus luces y sus sombras, pero yo creo que la abogacía esta valorada muy por encima de jueces, fiscales y otros operadores jurídicos, y somos el brazo de la correa de transmisión y la mano que le damos a los ciudadanos para que puedan hacer sus reclamaciones ante la justicia.

¿Cuál es la opinión que tiene sobre el trato que reciben los abogados en los juzgados?
Pienso que el abogado tiene que ir siempre en su cartera con los derechos de los abogados, igual que los abogados tienen que respetar a los jueces y las partes en su intervención. Todos los abogados que me he encontrado maleducados con los jueces, son maleducados ‘perse’, pero sin embargo me he encontrado jueces que han sido maleducados con los abogados y el abogado lo que tiene que establecer son unas reglas de cortesía y si hay problema pedir ayuda al Colegio de Abogados y acudir al Consejo del Poder Judicial para que sancionen al abogado. Yo tengo muy buena experiencia en defender a jueces, este año llevo 4 defensa por prevaricación, de ellas 3 absoluciones y en fin, el trato depende de cada persona, las relaciones siempre tienen que ser dentro de los parámetros de ser adversarios porque enemigos no somos.
Como decía en su día Winston Churchill: “Mis adversarios los tengo enfrente (el partido laborista), mis enemigos los tengo detrás (su propio partido conservador)”.


¿De los casos que ha llevado, se ha sentido alguna vez incómodo o amenazado?
Incómodo no, pero amenazado sí. Con el caso Urquijo me amenazaron, me amenazaron con el caso Roldan y el caso de los fondos reservados, ya que fui el fundador de las acciones populares en el caso de CESID (hoy CNI), general Manglano, del sirector de la Guardia Civil Luis Roldán, de Barrionuevo (ministro del Interior) y todos fueron a la cárcel debido a nuestra intervención, y tuvimos amenazas entrando inclusive en mi despacho rompiendo la puerta, me imagino que personas vinculadas al cuerpo de las fuerzas seguridad del Estado o más bien a las cloacas de las fuerzas de seguridad del Estado, por aquello que se llama la ‘cuestión de estado’.

¿Cuál es su definición de Justicia?
Justicia es lo que todos queremos y que deseamos que se haga, pero por desgracia hay una justicia para ricos y otra para pobres. El poderoso nombra a los mejores abogados, peritos, médicos, etc., y el pobre se pudre en la prisión.

¿Cree que una buena defensa puede cambiar el resultado de un pleito?
Por supuesto, sobretodo visto desde la óptica de los derechos humanos, las acusaciones fallan mucho en el respeto de los derechos humanos por ejemplo, en el ámbito del derecho penal en intervenciones telefónicas mal hechas, en registros mal hechos, pruebas biológicas mal recogidas por la policía judicial, y eso al abogado nos viene muy bien para la defensa.

¿ Cuál es su opinión sobre la importancia de ejercer el derecho a acusación popular?
Creemos que es total la importancia que tiene, nosotros fuimos los que inventamos las acciones populares y los que no quieren que se siga las acciones populares en marcha, son los que no respetan la Constitución , que son cavernícolas que están contra el jurado  y que quieren que la justicia sea la de los ricos y la que ellos hagan, y evidentemente es una justicia que esta muy próxima al pueblo y la acción popular nace por la desconfianza en Alemania de los ciudadanos a la función del Ministerio Fiscal y máxime en España con la vinculación que tiene con el Poder y con el Gobierno y los nombramientos por el poder y por el Gobierno.

¿Qué opina sobre el asunto de la Infanta Cristina?
Con respecto a este asunto, yo en su día defendí lo que luego la Audiencia Provincial de Palma dijo y ratificó, que es la labor que hizo el juez Castro en el sentido de que se le podía imputar y no en el sentido de que lo dijese la acción popular, sino porque lo dijo la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca, sin perjuicio de que la acción popular desde manos limpias es bastante cuestionable y desde luego nada limpia, haciendo honor en vez de manos limpias podría ser manos sucias.

¿Nos podría decir algo del asunto mediático en el cuál representa a la niña de Palma de Mallorca agredida en el colegio?
Este asunto es una vergüenza nacional, ya que unas lesiones graves que tiene la niña, con un golpe y una hemorragia que tenía en el abdomen, lo que se llama hemoperineal y tenía lesionado un riñón y en el parte multiples lesiones que los médicos del Hospital definen como lesiones conducidas por un mal trato brutal y resulta que la fiscalía simplemente dicta una resolución que no notifican a la madre, el Consejo defiende lo que ha ocurrido en ese colegio.
Ya tenemos presentadas quejas ante el Consejero Balear de Educación, ante el Gobierno Balear y ante el colegio, y por supuesto vamos a comenzar ya con la querella contra los profesores, la directora del colegio, y ante la Consejeria por acción y por omisión y también contra el Consejero por prevaricación al tramitar un expediente administrativo sin dar audiencia ni notificar la resolución a los padres de la niña.


¿A qué personaje histórico tiene algo que agradecerle o a influenciado en su vida?
Jesucristo, tanto desde el lado humano, porque yo soy cristiano, como por el lado jurídico, ya que el juicio de Jesús ha sido la fórmula de como no debe ser un juicio, y de violación de los derechos humanos.


Agradecemos la entrevista concedida por Marcos García-Montes, cuya personalidad derrocha dinamismo, ingenio e inteligencia. Hay un proverbio chino que dice que si quieres que alguien te haga algo, dile que lo haga a una persona muy ocupada. En este caso, es totalmente cierto. Marcos, no es solamente un gran profesional, es una gran persona, singular y con un estilo inigualable dentro y fuera de la sala de un juzgado. Su singularidad y afán de superación, hace que este profesional no sea un abogado sino el abogado. Un verdadero placer, muchísimas gracias y toda mi admiración personal compañero.

 

 

Con la venia… Andrés Carrillo

“Para mí el heavy metal es algo más que un estilo musical, es una religión”

  • Entrevistado: Andrés Carrillo de las Heras, magistrado-juez del juzgado de Lo Penal núm. 3 de Murcia

“Gánate el respeto de los demás, teniendo la osadía de ser tú mismo” (Doctor House)

¿Quién es Andrés Carrillo?

  • Nació en Sevilla, pero si le preguntas de dónde es contestará, sin lugar a dudas y rotundamente, que de Cartagena, aunque reside actualmente en Murcia.
  • Se preparó las oposiciones de judicatura, para la cual se corto por primera y última vez su larga melena a pesar de que a día de hoy sigue siendo el deseo de su madre, ver a su hijo con el pelo corto.
  • En su trayectoria como juez, sus inicios se remontan en los juzgados de Ibiza, Benidorm, Cartagena y Murcia, donde después de abandonar el juzgado de Instrucción núm. 6 de los de Murcia pasó a Lo Penal núm.3.
  • Padre de tres hijos, disfruta como ‘un enano’ del heavy metal, dedicando sus días de asuntos propios para ir a esos conciertos que le acercan tanto a la felicidad.
  • Entre sus aficiones más frecuentes se encuentran el buceo, deporte que le produce una enorme sensación de paz, el cual práctica de forma habitual en Cabo Palos, aunque últimamente también practicando la natación en el mar.
  • Andrés Carrillo también es un gran poeta, ofreciendo recitales acompañado por otro amantes de la poesía. En cada momento que puede de música rock, metal o heavy, hace alarde de su maestría en la dialéctica y en la rima que sale de sus más profundos sentimientos.


¿Fue vocacional ser juez?

Realmente yo quería estudiar Filosofía, pues era lo que me apasionaba en el momento en que terminé mis estudios previos a la universidad, pero siendo realista, no era una opción que me fuese a dar la posibilidad de forma real de ganarme la vida, y en cierto modo para contentar a mis padres que querían que estudiase Derecho, fue por lo que decidí finalmente empezar a estudiarla.
Eso sí, una vez que inicié mis estudios de Derecho, tuve claro que sería juez y más claro aún que sería en la jurisdicción penal, ya que para mí, al menos, la esta jurisdicción representa la esencia del Derecho, donde se deciden los derechos fundamentales de una persona, donde se decide su libertad y por ende donde al mismo tiempo se protege a las personas víctimas de otros. Los asuntos de ‘perras’, desde que estuve en la jurisdicción civil, supe que no me interesaban demasiado.

¿Qué significa para usted el heavy metal?
Para mí lo es todo. Es más, para mí el heavy metal es algo más que un estilo musical, es una religión. De hecho tengo incluso tatuados algunos de los grupos más significativos en mi vida. Comencé escuchando este estilo musical desde mi juventud en España y cuando estuve estudiando en Estados Unidos. Llego a casa y pongo mi música, estoy en el despacho del juzgado mientras realizo trabajo y pongo mi música. El heavy metal es una gran religión politeísta, donde cada grupo es un diós, y cada persona cree más en un diós que en otro.

¿Qué diferencias ha notado de estar en el instrucción a pasar al juzgado penal?
Pues, en resumen
(risas), ha sido como pasar del infierno al purgatorio.

¿Echa de menos la sala de instrucción?
(Risas) En absoluto, como decía, era un trabajo de máximo rendimiento, donde dedicaba por completo mi tiempo a tal función, las guardias eran interminables y he terminado quemado. Ahora me siento en una posición de trabajo más cómoda en la que al menos, ahora, tengo una tarde libre en toda la semana, pero ya es una tarde. Yo todos los días después del juzgado dedico de 17 a 21.45 horas de trabajo en casa, y sólo me permito una tarde a la semana para descansar, la cual, por cierto, estoy empleando ahora mismo en esta entrevista.

¿Considera que los jueces y fiscales van de la mano a la hora de decidir las libertades cuando estaba en la instrucción?
En mi caso puedo asegurar que no. Evidentemente, el Ministerio Fiscal hace su labor, y la hace de forma excelente, pero si en un momento dado, tras una declaración o una vez presentadas pruebas el fiscal solicitaba prisión provisional, y yo no pensaba así, esa persona se quedaba en libertad. De la misma forma que si la Fiscalía no la solicitaba, y yo consideraba que esa persona debía ingresar en prisión provisional, así lo ponía en mi auto.

¿Alguna anécdota de algún asunto?
El que recuerdo que ha sido para mí el más importante de mi carrera fue en Cartagena, cuando estaba al cargo del juzgado de Instrucción, en el que se llevó un asunto de unas muertes entre dos familias, una de payos y otra de gitanos. La familia de los payos que eran los autores de las muertes, habían tirado los cuerpos en unos pozos de La Unión, y esa instrucción para mí, desde un punto de vista profesional, fue apasionante, al margen de medios que se tuvieron que desplegar para llegar a conclusiones en la instrucción por las pruebas a practicar que se tuvieron que hacer. Lo recuerdo bastante bien y fue toda una experiencia para mí.

¿Defina Justicia?
A ver, podríamos hablar de términos de justicia desde un aspecto filosófico, pero no es el caso que a mi me compete, además que en la práctica o realidad son totalmente inexistentes. Desde mi perspectiva, la aplicación de justicia esta totalmente ligada y sometida a las leyes existentes, y dentro de ese marco deben aplicarse. Ahora, dentro de los límites que marca la ley en los que una pena puede ser mayor o menor en un determinado delito, si que se puede en ese momento hacer una aplicación más razonable de justicia. Si una pena conlleva unas penas de entre 10 y 15 años, lógicamente se hace más o menos justicia condenando de la forma más justa y razonable a esa persona con la pena que se determine examinando todas las circunstancias externas, no sólo el hecho en sí.

¿Alguna vez a tenido alguna situación desagradable con algún condenado o investigado?
¿Alguna?... ¡muchísimas veces! Lo más bonito han sido insultos donde se acordaban de mi madre y mis muertes hasta situaciones en las que he llegado a pasar verdadero miedo, pero miedo. Pero por suerte nunca ha llegado a más, en ese momento he tenido que recordar que si esa persona me lesionaba, estaría cometiendo un delito que podría llevar una pena de 3 años, y finalmente nunca ha llegado a más.

¿Cree que existe corrupción en los juzgados?
Para nada, no creo que exista en ningún momento corrupción en el poder judicial, evidentemente siempre hay ovejas negras en todos los rebaños, pero porque haya alguno no por eso existe corrupción en el juzgado. Yo no creo que mis compañeros, al menos los de Murcia estén de ningún modo en esa dinámica, ni ninguno en general. Aunque sí que he de decir, que en algunos asuntos que yo he instruido, luego por alguna razón han terminado en archivo en otro juzgado, y a día de hoy no me lo explico.

¿Alguna vez han intentado sobornarle?
(Risas) Pues sí. Alguna vez ha entrado algún abogado el cual ha comenzado a decirme cosas raras que ni decían ni no decían, pero simplemente con decirles que por favor abandonasen mi despacho antes de que la cosa se pusiese fea ha sido suficiente.

¿A qué personaje histórico tiene algo que agradecerle?
Evidentemente, mi vida a sido muy marcada por la música, por tanto diría que numerosos grupos de música han sido mis compañeros en numerosos momentos de mi vida, decirte cual sería mi favorito estaría muy complicado, pero tal vez si tuviese que decir uno sería Led Zeppelín, ya que fue de los primeros que comencé a escuchar.


Agradecemos la entrevista concedida por Andrés Carrillo, por dedicarnos esa única tarde que tiene a la semana para tener esta entrevista. Entrevista que entre un vino blanco y como no, una bebida de cola, dio a este entrevistador el gusto de escuchar a una persona con un dominio de la dialéctica increíble. Probablemente, por ser un filósofo justiciero o un juez filosófico, en todo momento deja a un margen sus pasiones para que nunca le nuble la razón en sus pasos por el juzgado. Derrochando poesía en sus pensamientos, ante todo demuestra y muestra un ser auténtico, lo cuál hoy en día es algo tan escaso como valioso. Mis respetos su señoría, para mí, sin lugar a dudas, es un magistrado al que admirar tanto en su labor profesional como modelo en su libertad para vivir como a cada uno le viene en gana. Un verdadero placer y muchísimas gracias.

 

Pág. 2 de 8

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information