Martes, Diciembre 11, 2018
   
Texto

El movimiento se demuestran andando

Una manifestación, concentración o marcha popular tiene como finalidad mostrar al resto de la sociedad que una parte significativa de la población está a favor o en contra de algo. Realmente, salvo casos tan escasos como puntuales, la gran mayoría de convocatorias no se corresponde con esa definición y en ocasiones hay casi más colectivos convocantes que personas alzando la voz en la calle.

Nuestros políticos se fijan mucho en eso, pues ahí ven realmente lo que realmente importa al ciudadano por encima del jaleo que monten unos cuantos. Luego cada uno podrá poner excusas de por qué no ha acudido. Unas serán ciertas, pero otras muchas quedan en eso, en excusas, pues, por poner unos ejemplos, sí existen movilizaciones masivas cuando se trata de fútbol, cine o rebajas, incluso pagando. Cuando algo realmente importa es cuando uno cambia sus hábitos y se moviliza. Lo demás teóricamente importa, pero parece que no tanto. Y matizo que no basta con darle al ‘me gusta’ en redes sociales o compartir noticias relacionadas. No es lo mismo el inmovilismo detrás de una pantalla que tener un argumento que nos haga mover el cuerpo. 

Este comentario viene en relación al 25N, el día mundial contra el terrorismo machista, que este año ha acabado con 44 vidas en España (casi a una por semana) y que a lo largo de la historia acumula muchas más víctimas que firmó ETA. Las cifras en Murcia, Cartagena y en varios municipios son más bien escasas (en cada caso proporcionales a su población). Es triste, pues da la sensación de que es un problema sólo para la persona lo que sufre y su entorno más cercano, cuando realmente es una amenaza que sigue latente y sin resultados contundentes que permitan ver un horizonte próximo para su erradicación. 

Son importantes las políticas de prevención con los niños y jóvenes, pero también con los que ya acumulan algunas décadas. Por eso, lo primero es mentalizarse uno de que este problema también es cosa suya y a partir de ahí tratar de contagiar a su entorno, ya sean vecinos, compañeros de trabajo o amistades.

Las manifestaciones convocadas este 25N tienen mucho sentido, pero poca participación, lo que supone una escasa presión para políticos, jueces y cuerpos de seguridad. Las palabras de lo políticamente correcto no siempre tapan la cruda realidad y al final queda en algo más simbólico que popular. Una pena.

Sin embargo, lo mismo resulta que estoy equivocado en mi particular análisis y todo está ‘ferpecto’.

 

Cuando la justicia es la sospechosa

La Ley es ciega, pero los que la aplican tienen los ojos bien abiertos. La justicia española se ha pegado un tiro en el pie con lo que ha hecho el Tribunal Supremo, pues el concepto de justicia queda muy tocado.


Leer más: Cuando la justicia es la sospechosa

 

Pág. 1 de 32

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information